domingo, 2 de enero de 2011

Diario de viaje del 23 de Diciembre al 02 de Enero

Hola amigos hoy publico desde Bali y os cuento un montón de historias y no es para menos ya que cada día me suelen pasar bastantes cosas. Sin duda lo más bonito de estos días está siendo Bali. Ya sabéis que si queréis saber más solo tenéis ver leer el diario y las fotos estarán en 2 enlaces nuevos, uno para las islas de Timor y Flores y otro para la isla de Bali.


Sobre todo FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO. Os deseo lo mejor desde 13000 km de distancia con mucho calorcito.


Día 63: Jueves 23 diciembre (Dili – Kupang (Indonesia)):

Por fin hoy es el día para salir de este país y me levanto con muchas ganas (que me van a hacer falta para el durísimo camino) y a las 8:30 me recoge en el hostal con el microbús que vamos a ir a Kupang. Somos 10 en el bus (va completo) y por supuesto yo soy el único extranjero, ya que casi todos los que hacen este trayecto infernal son indonesios que están acostumbrados a tirarse infinitas horas en la carretera. Bueno empieza el viaje y después de salir del caos circulatorio típico de la ciudad empieza algo peor las carreteras de Timor… como explicar… las carreteras aquí son bastante estrechas y apenas caben 2 coches así que cuando viene un camión de frente te tienes que echar fuera de la carretera, además el estado del firme es deforme, es decir, hay muchos tramos que se han inundado y no hay carretera solo hay tierra y por supuesto cuando hay asfalto está lleno de baches. De vez en cuando algún puente se ha derrumbado y hay que coger otro camino pasando el arroyo de turno por el cauce. Y qué decir de todo lo que se cruza en la carretera; tienes que ir esquivando montones de motos, carros, niños, perros, gatos, cabras, bacas, gallinas, coches que se paran de repente y claro los baches. Con todo esto la media de velocidad es estas autovías es de 25 km/h y subirá a unos 30 en la parte indonesia. Esto quiere decir que mi trayecto de 400 km me va llevar unas 13 horas y media.
Bueno otro punto curioso del viaje viene cuando tienes que ir al servicio ya que lo que haces es decírselo al conductor y para de inmediato en el arcén para que te vayas al bosque a hacer lo que tengas que hacer.
Continuando con el viaje, llegamos a la frontera después de 4 horas y un buen mareo por las millones de curvas y allí primero tenemos que ir a la parte Timorense que es una casetilla chunga en mitad de la nada con solo un policía y más de cien personas intentando que le sellen el pasaporte, con lo cual nos tiramos 40 min para salir de allí. Además tienes que rellenar un papelito de salida del país que fue un poco difícil de conseguir.
Después de pasar la tierra de nadie llegamos a la frontera indonesia (un pelín más sofisticada) y otra vez a rellenar papelito de entrada al país, enseñar el pasaporte por lo menos en 4 sitios diferentes, te revisan la maleta y todo esto esperando colas con un calor infernal.
Pero además nuestro bus no pasa la frontera sino que tenemos que cambiar de vehículo que supuestamente nos está esperando al otro lado de la frontera, pero allí no había nadie. Menos mal que en el bus había 2 indonesios que hablaban inglés y eran muy simpáticos y me ayudaron en las dos fronteras porque aquí los policías no hablan nada de inglés.
Mientras esperábamos a que nos recogieran me ayudaron a comprar una tarjeta de teléfono indonesia, algo que se vuelve imprescindible para estar localizado en este país, sobre todo si tienes reservados vuelos, barcos etc y estos se cancelan (algo que pasa casi todos los días por estos lugares). Lo único es que me tendré que comprar un móvil libre porque el mío no lo está.
Bueno, después de esperar casi 1 hora viene un todoterreno y nos dice que hay vamos a ir porque no hay más buses, así que nos tenemos que meter 7 más el conductor en el coche (que es de 5 plazas) y yo voy en el maletero con dos o tres maletas encima y otro indonesio al lado. Claro estamos hablando que estos coches y buses no tienen aire acondicionado y estamos a 30 grados así que imaginar el placer de viajar así. Al menos iremos en esta situación durante una hora hasta que se bajen 2 pasajeros y la cosa mejora mucho. Además el asfalto y la achura de la carretera ha mejorado un poco después de la frontera, pero a cambio nos metemos dentro de las montañas y tenemos todo el rato carretera ultra curveada. En esta zona que está lejos de pueblos sí que se pueden ver paisajes de montañas con selvas tropicales que amenizan un poco el viaje y después de otra hora paramos para comer en un pueblo y ya se nota que los precios son mucho más baratos ya que comemos bastante y bien y nos gastamos 2 eur (y es el mejor restaurante del pueblo). Además ya puedo cambiar dinero y pareces rico porque el cambio es de 11800 rupias es 1 euro.
Después de esto el viaje empieza a hacerse cada vez más pesado, intenso, me duele la cabeza, las piernas, tengo calor… un infierno que se prolonga durante otras 7 horas. Y todo esto incluye que aquí se hace de noche sobre las 6:30 de la tarde así que las ultimas 3 h y media serán de noche que mucho más peligroso porque la carretera está llena de locos con la moto y cosas que se cruzan. Al menos los indonesios al verme la cara de reventado me daban conversación para que se me hiciese más ameno y comparábamos cosas con España como por ejemplo el carnet de conducir que en indonesia solo tienes que ir a la policía pagar como 15 eur y te lo dan al momento… eso explica muchas cosas de la  circulación. También me contaron que están muy chapados a la antigua y que para vivir con una mujer sin duda te tienes que casar, etc.…
Ya para terminar este viaje hay que ir dejando a cada uno donde vive y yo soy el último porque no sé dónde voy… y el conductor me empieza a llevar a hoteles pero son tan cutres que al principio digo que no hasta que veo que todos son iguales. Es decir a partir de ahora y por estos lares no estila ni la cisterna, ni la ducha ni la limpieza, ni el papel higiénico… entre otras cosas. Finalmente me quedo en uno a las afueras en el que las paredes casi hablaban y el cuarto de baño casi ni entre de la grima que daba. Además tenía un karaoke al lado que estuvo dando por culo hasta las 5 de la mañana. Lo peor es que era caro para indonesia ya que costaba unos 12 eur.
Bueno como final del día recordar que estoy ya en el 25% de mi viaje 63 días de 251 y para mí que llevo viajando años…





Día 64: Viernes 24 diciembre (Kupang (Indonesia – Timor oeste)):

Lo primero que hago nada más levantarme es cambiar de hotel e irme al más barato que además está en el centro este cuesta unos 4 eur con una habitación para mí con baño compartido y sin aire pero con un buen ventilador. Lo mejor es que de camino me encuentro con la pareja de españoles que también estaban en la ciudad. Y es que se les ve de lejos ya que llevan la moto más grande de todo el país y además los trajes de moto, etc. La verdad es que era importante encontrármelos ya que quería pasar la noche buena con ellos. Así que  como todavía no tengo el móvil nuevo quedamos a las 7 de la tarde en que Alberto me recoge en la moto para ir a cenar a su hotel que es un hotel de lujo de la ciudad. El problema para mi es que los precios aquí son los misma para una persona que para dos así para ellos ese hotel les sale a 20 eur por persona y para mí a 40 cuando ahora estoy durmiendo por 4.
Después de acoplarme en mi nuevo hogar me voy a ver la ciudad que es feísima pero con sus curiosidades. Y lo primero es comprar un móvil, aunque es un poco difícil hablar inglés aquí consigo entenderme por señas y al final me compro unos de los móviles más baratos por unos 20 eur. Y hablando de precios aquí todo está tirado: internet  1h 30 cent , comer en los puestecillos de la calle que suele ser un cuenco de arroz con lo que tu elijas y botellín de agua 1 eur, gasolina que venden en botellas por las calles porque aquí no hay muchas gasolineras (50 cent/l).
Cuando llega la hora me pongo mis mejores galas (vaqueros y polo) para la cena de noche buena. Me recoge Alberto y nos vamos al restaurante del hotel que probablemente sea el más pijo de la ciudad y nos empezamos a tomar unas cervezas bien frías (muy poco habitual las cervezas y menos frías), todo un lujo. Para comer pedimos pescado a la barbacoa y unos noodels (parecidos a los espaguetis) con pollo que están buenísimos. La verdad que la cena fue estupenda pudiendo hablar en español y además Alberto y Cristina me caen muy bien y me parecen muy interesantes. Para terminar Cristina nos dio una sorpresa ya que había comprado algo parecido al cava pero que era como mosto ya que aquí no venden casi nada con alcohol, pero estaba muy bueno. Y de postre batido de chocolate… vamos esta es la mejor cena que he tenido desde que salí de casa y bien se lo merecía la fecha, pero no fue nada caro ya que nos costó unos 12 eur por cabeza.
Como en la ciudad prácticamente no había nada más que hacer ya que solo se podían oír algunos petardos y algo de ruido en una iglesia la cena termina y a dormir. Me vuelve a llevar Alberto en la moto y cuando las gente nos ve nos dice mister vaya moto y empiezan a seguirnos…






Día 65: Sábado 25 diciembre (Kupang (Indonesia – Timor oeste)):

Mi billete de avión a Ende que compre en Dili era para hoy por lo que después de negociar con el que trabaja en el albergue, me lleva en moto al aeropuerto por 3,5 eur (15 km) y vamos los 3 en la moto (el, mi mochila y yo). Durante el camino empieza a caer una tormenta y nos tenemos que parar pero eso no es todo lo que me espera ya que llego al aeropuerto paso el control de seguridad y empiezo a buscar mi vuelo en la pantalla sin encontrarlo. Pregunto a uno que trabaja allí y no sabe nada, empiezan a venir todos los policías, trabajadores… y nadie sabe nada. Además la oficina de la compañía está cerrada, pero uno de ellos llama a la compañía y le dicen que el vuelo se había cancelado y que saldría mañana a las 6 de la mañana … esto es indonesia … así que me piden un taxi y me voy a la oficina central de la compañía (Merpati) y me dicen que me habían avisado por email pero resulta que el email me lo habían mandado el día anterior a las 5 de la tarde y la última vez que mire el email fue a las 4. Pero bueno me lo cambian para el día siguiente.
Como no quiero pagar otro taxi (unos 5 eur) el de Merpati me para una moto y por 1 eur me lleva al hostel que estaba. Y como no hay mal que por bien no venga, hoy puedo pasar todo el día en el hotel de Alberto y Cris que tiene una súper piscina enfrente del mar.
Ya me voy acostumbrando y para moverme por aquí lo que hago es parar alguna moto que vaya uno solo y le digo que me lleve donde yo quiera diciéndole la mitad de lo que quiero pagar. Por ejemplo 3 km 50 cent está bien así que les digo 20 cent y si cuela bien y sino pues ya subo. Hasta ahora todos los que he parado me han llevado y muchas veces si les pones cara de pena y como preguntando donde esta algo te llevan gratis y te dicen que no les pagas que eres su amigo… suelen ser muy buena gente y siempre intentan ayudarte.
Así que me voy al hotel y que placer al entrar en la piscina y te sientes como un rico ya que el hotel a la playa hay una valla con alambres y los niños se te quedan mirando y más a mi porque me lleve el portátil y los altavoces. Por otro lado lo del mar aquí es decorativo ya que las playas, si hay, porque muchas son rocas, están súper llenas de mierda proveniente de la ciudad. Te tendrías que ir a más de 20 km de la ciudad para poder bañarte. Pero es muy curioso cuando baja la marea ya que un montón de gente se pone a caminar por el mar recogiendo algas y otros se ponen a tirar las redes para pescar. Mientras nosotros en el paraíso con la piscina y el bar al lado. Por cierto estando en la piscina me llaman de Merpati y me dicen que el vuelo no sale a las 6 sino que a las 10... ya veis a la velocidad que cambian aquí las cosas, así el móvil es imprescindible.
Más tarde ya vuelvo al hostel con el método de parar moto y me cambio para ir a cenar con los españoles ya que hoy queremos ir a un mercado que ponen por las noches en el centro de la ciudad. En este mercado hay puestos de pescado y cuando eliges uno te lo hacen o al wok o a la parrilla. Así que nos paramos en uno y pedimos un pescado cada uno que sale por unos 2 eur y te lo ponen normalmente con un poco de verduras y arroz. Sin duda este es el mejor pescado que he tomado en todo mi viaje… esta buenísimo. Y por supuesto este mercadillo es lo único que recomendaría de esta ciudad, me ha encantado. Encima de postre nos tomamos un corneto así que cena perfecta.










Día 66: Domingo 26 diciembre (Kupang – Ende (Isla de Flores) ):

Me levanto temprano (a las 7) y como lo tenía hablado con él del albergue, me vuelve a llevar en moto al aeropuerto y hoy si que esta mi vuelo en la pantalla pero saldrá a las 10:30. A las 8:30 facturo a maleta y aquí antes de entrar hay que pagar una tasa en el aeropuerto de unos 2 eur para domésticos y unos 6 para internacionales. Este aeropuerto es el más grande de toda esta región y aun así es bastante pequeño. Cuando llega la hora abren las puertas y te dicen que vayas al avión andando (unos 5 min) y mi avión es pequeñito, de hélices pero parece bastante nuevo. Además por dentro esta súper nuevo y muy confortable y en 50 min llegamos a Ende en la isla de flores.
Hay que tener en cuenta que este mismo trayecto en barco se tarda 19 horas en hacer unos 250 km. Y estuve viendo entre otro barco entre Flores y Sumbawa que son 90 km y tarda 9 h, así que aquí los barcos van a unos 10 km/h.
Bueno el aeropuerto de Ende sí que es pequeño ya que a la salida hoy una sala pequeña sala con una mini cinta para recoger los equipajes (la cinta es casi como la de los supermercados para pagar) y una puesta a la calle donde te esperan un montón de gente que te quiere llevar. Negocio de nuevo otra moto que me llevará al hotel por 1 eur. Bueno el tema de los hoteles me estoy guiando totalmente por la guía Lonely planet que al menos te da una orientación de cómo son y de los precios. Como hoy hace un calor insoportable decido quedarme en habitación con aire de lujo y me cuesta unos 13 eur y está un poco mejor que las anteriores. Lo bueno es que incluye wifi gratis y me conecto un buen rato.
Después me voy a dar una vuelta y después de andar 15 bajo el sol no veo nada de nada, esto es un pueblo muerto y feo. Mañana intentaré alquilar una moto pero aquí como no hay turistas no hay buenos precios y sale por unos 9 eur al día cuando en Bali puede llegar a salir por 2,5.
Así que me voy a mi habitación a ver un peli, escribir ver cosas por internet y en definitiva descansar un poco ya que se está muy fresquito en la habitación.
Día 67: Lunes 27 diciembre (Ende (Isla de Flores):
Como mañana viene el presidente y eso es el mayor acontecimiento en esta porquería de pueblo en su historia, todos los hoteles tienes todo reservado y yo me tengo que cambiar de habitación a la peor del hotel (que no la quieren ni ellos mismos). Sin aire acondicionado con millones de mosquitos y unos olores que echan para tras tengo que pasar otro día más aquí.
Lo único bueno es que tengo internet indefinido y paso el día dando vueltas para comer algo y metido en internet. En uno de esos ratos conozco a los 2 únicos turistas de Ende (aparte de mí) que son un alemán de unos 60 años y una rusa de unos 19. Al menos podemos hablar en inglés (todo un lujo por estos lares) y contarnos batallitas y para eso el alemán que lleva 50 años viajando por el mundo y ha estado hasta en Afganistán e Irak. Finalmente pasamos un buen rato los 3 juntos bebiendo unas cervezas pero poco más por hoy.




Día 68: Martes 28 diciembre ((Ende (Isla de Flores) – Kuta ,Denpasar - Ubud(Isla de Bali):

Después de levantarme temprano, como es habitual paro una moto que me lleva al aeropuerto por 50 cent y allí entramos en una mini sala que es “Salidas” aunque hay apenas dos mostradores que están cerrados y es tan cutre que no tienen ni pantallita diciendo que vuelos hay hoy. Así que queda esperar con la incertidumbre si mi vuelo saldrá o no. Ya decido preguntar y me dicen que tardará un poco pero saldrá y finalmente no hay problemas y facturo y más o menos en hora salimos. Pero cuando llevamos 25 min en el aire dicen que vamos a aterrizar y me parece muy raro porque Bali esta a 700 km de esta isla… después de unos minutos dicen que vamos a aterrizar en la isla de Sumba… en principio pensé que había algún problema, pero no, resulta que esto es como un bus y va parando en casi todas las islas, ya que cuando llego a Flores ya venía de otro sitio y entonces se bajan unos y suben otros y en 20 min estas otra vez en el aire. Y ahora si en otros 50 min estábamos en Bali (Denpasar). Y esto sí que es un aeropuerto más o menos decente en el que salen más de 2 aviones al día.
Nada más llegar me doy cuenta que esto parece casi otro país esta llenísimo de turistas, todo puesto muy bonito, miles de taxis, cajeros automáticos, etc… civilización occidental.
Cojo un taxi, porque está lloviendo bastante y le pregunto si me puede llevar a un sitio barato para dormir en Kuta y se ríe en mi cara y me dice que ni de coña voy a encontrar un sitio si caro, ni barato en Kuta porque estamos a 3 días de Nochevieja. Así que empiezo a improvisar un poco y como tenía pensado alquilar una moto e irme a Ubud que es un pueblo en las colinas a unos 40 km, le digo que me lleve a un sitio para alquilar una moto. Bueno todo esto muy cerca de aeropuerto ya que hay un tráfico impresionante y este es el mejor sitio para alquilar ya que hay muchísima competencia. Así que después de parar en un par de sitios consigo el precio que más o menos buscaba y alquilo una moto de 120 cc por 35 eur 10 días. Si hubiera tenido tiempo de  mirar en más sitios probablemente la hubiera sacado por un poco menos 2,5 o 3 eur día. Pero depende de la época del año, el tiempo que la alquiler y lo bueno que seas regateando.
Bueno ya tengo la moto pero está lloviendo bastante así que también necesito uno de esos chubasqueros que aquí usan todos en estos días. Listo, me pongo el chubasquero, el protector a la mochila y me esperan 40 km de trafico infernal, con lluvia y carreteras sin ninguna señal hasta llegar a mi pueblo. Ahí es donde aparece de nuevo mi fiel amigo GPS que vuelve a tener resolución ya que en Timor y Flores solo tenía en mapa base que no te pone las calles.
El viaje se hace un poco pesado sobre todo por el tráfico de Denpasar que es la gran ciudad de la isla pero después ya cambia bastante al acercarnos a este maravilloso pueblo. Como tenía buscados un par de sitios de la Lonely voy preguntando y el tercer sitio me dicen un buen precio y tengo un bungaló entero para mí y de lujo. Joder después de estar en los sitios súper cutres esto es una pasada, tengo un cuarto de baño decente con ducha, cisterna, váter y la habitación tiene frigorífico, ropero, cama de matrimonio más otra cama y un porche en la entrada. Pero lo que más me gusta es que no se escucha ni un ruido y estoy rodeado de jardines. El precio de esta maravilla es 11 eur al día y con desayuno incluido…
Finalmente me siento tan a gusto que decido que me voy a quedar en Bali los 10 días y no voy a ir a Lombok. También lo decido porque necesito descansar de viajar y moverme y es que esta va a ser la primera vez en 70 días que deshaga la maleta y eso me relaja mentalmente muchísimo. En un viaje de esta dimensión hay veces que necesitas vacaciones dentro del viaje, pero eso no significa que me vaya a tirar 10 días sin hacer nada, sino que al menos tengo algo que puedo llamar casa.
Después de esto me doy una vuelta por el pueblo y decido darme un lujo y entrar en un restaurante súper bonito y me doy una cena espectacular que me cuesta 9 eur. También tengo que lavar la ropa que ya tiene vida propia y en el mismo hotel me la llevan a lavar por unos 2,5 eur (lavado, secado y planchado).
Ya por hoy he hecho bastante y me voy dormir en mi estupenda cama y aunque la habitación no tiene aire, realmente aquí no importa mucho porque al estar en las montañas por la noche refresca a una temperatura súper agradable y con el ventilador del techo se está de lujo. Es más me tengo que tapar por la noche algo que no hacia probablemente desde Nueva Zelanda.












Día 69: Miércoles 29 diciembre (Ubud –Denpasar (embajada Tailandia) (Isla de Bali)):

Antes de empezar a conocer la isla, lo primero que tengo que hacer es sacarme el visado de Tailandia en el consulado que tienen en Bali. Normalmente si llegas a Tailandia en Avión te dan una “visa on arrival” de 30 días pero ahora si llegas por tierra (como yo desde Malasia) te dan 15 días no prorrogables con lo cual me joderían bien, así que por eso voy a sacarla por adelantado que te dan hasta 60 días y gratis. Pero irse de visados siempre tiene sus riesgos y hoy no será una excepción.
Después de conducir mi Yamaha 30 km entre el trafico infernal y por supuesto la lluvia omnipresente llego a la embajada (gracias al GPS porque sino todavía la estaría buscando). Tengo las foto (me han servido las que me saque en Dili con el fondo rojo), las fotocopias de pasaporte y el original, el formulario, pero ahora me dicen que obligatoriamente tengo que llevarles una fotocopia del billete de avión de salida del país … otra vez me quedo con cara de poker e intento explicarle que saldré del país por tierra, pero nada esas son las normas.
Entonces tengo que volver a improvisar y me busco un sitio con internet en medio de una tormenta del copón y me pongo a buscar vuelos y encuentro uno desde Bangkok a Phnom Penh (capital de Camboya para los que no se ubiquen) que es súper barato y no me viene muy mal. El problema viene cuando voy a comprarlo ya que ahora solo tengo la tarjeta de unoe con la que nunca había comprado antes por internet y que no tiene activado certificado de compra segura que te piden en las mayorías de las compras con visa. Lo intento activar desde el enlace que me sale y tururú… así que tengo una tarjeta virtual en Málaga de BBVA que no tengo el pin con lo que no puedo operar con ella y tengo una tarjeta en mis manos con la que tampoco puedo comprar por internet hasta que llame a Unoe que solo te atienden en horario de oficina en el que no estamos ahora mismo. Bien amigos hay que seguir intentándolo así que como tengo dinero en efectivo puedo llegarme a una agencia de viajes (preguntando en medio de Denpasar) a la que llego después de media hora de dar vueltas. Les pregunto y me dicen que el vuelo cuesta 300 eur… y les digo que miren en Airasia que vale 30 y después de unos minutos de subnormalidad asiática (tengo que ir a una agencia a decirles donde tienen que buscar los vuelos… ya estaba por decirles quita que lo busco yo) lo encuentran. Pero cuando le dan a continuar la pagina peta y no deja comprar, así que mi gozo en un pozo. Cuando ya creo que se me han acabado todas las opciones le cuento a la de la agencia mi historia y me dice que me puede hacer una reserva de avión pero sin pagarla y que le lleve eso a la embajada a ver si cuela…
Así que me vuelvo a la embajada después de 3 horas de trámites y se comen la reserva con patatas… en ese momento te sientes realizado pero bueno todavía tengo que ver la visa en mi pasaporte para cantar victoria.
A partir de aquí el día cambia por completo y empiezo a introducirme en la cultura Balinesa. Además de disfrutar con los paisajes de selvas mezcladas con campos de arroz, cada pocos quilómetros puedes ver templos dedicados a los distintos dioses hindús. Y es que en esta isla la mayoría de la población profesa el hinduismo y en esta religión es muy habitual que se hagan ofrendas diarias de comida, flores y todo tipo de cosas.
En uno de estos templos me paro y nada más bajarme de la moto ya vienen a darme la bienvenida y explicarme como funciona aquello. Resulta que para entrar en los templos necesitas llevar la especie de pareo y cinturón que llevan todos los hombres en Bali y sino lo tienen ellos te dejan uno a cambio de la voluntad (mi voluntad fueron 2 eur), pero sí que valieron la pena porque el templo era precioso ya que ahora por año nuevo hacen unas ofrendas especiales y te quedas flipando del trabajo que tiene las cosas que hay por dentro. Y la mayoría están hechas con arroz tintado, patatas, hojas de palmera, etc. También durante mí visita me acompaña un hombre muy simpático que habla inglés e intenta explicarme para que sirve cada ofrenda y que dios van destinado y la visita resulta muy gratificante.
Otra de las cosas que te llama la atención cuando vas pasando por las calles, es que la mayoría de las casas tienen como un bambú enorme termina como con una hoja de palmera adornada que cae como si fuera una farola (casi que es mejor que veáis las fotos).
Hacia las 3 ya estoy de vuelta en Ubud y nada más llegar está el santuario de los monos que es una de las cosas más típicas de aquí, así que entro a verlo y después de dos metros dentro del bosque, los monos ya vienen a ver que les traes. Ahí cientos de monos alrededor y todos luchan por que les des algo incluso se te suben encima y es muy divertido. También te dan la mano y en general el paseo por el bosque se hace muy ameno y entretenido ya que además tienen esos imponentes arboles tropicales con miles de raíces sobre tu cabeza.
Y para terminar al día y continuando con la vena cultural decido ir uno de los espectáculos de baile y música típica Balinesa ya que Ubud es el centro cultural de Bali y es famoso por estos espectáculos. Bueno hay unas 3 o 4 opciones pero todas sobre unos 7 eur por una hora y media. E el que elijo hay como 100 mujeres cantando y después unos cuantos que son los protagonistas interpretando una historia típica con reyes, amantes, enemigos y dioses. Fue bastante curioso aunque me sobro media hora (ya sabéis que yo con estas cosas me aburro un poco), pero vale la pena ir una vez en la vida. Además mi espectáculo termina con un loco apagando un fuego con el culo y lo pies y tumbándose encima, lo cual si que nos despertó e impresionó.



















Día 70: Jueves 30 diciembre (Ubud – Tengalalan - Lago Batur - Besakih (Isla de Bali)):

Como el día está casi lloviendo (algo bastante habitual) decido irme hoy a las montañas al lago Batur. Pero en el camino me voy encontrando con impresionantes laderas llenas de campos de arroz y que llegan a su culmen en un pueblo llamado Tengalalan. Nada más parar me quedo con la boca abierta de lo bonito que es y bajo a uno de los restaurantes que están en un lado de la colina y que tienen unas vistas espectaculares de las terrazas de arroz. No hay palabras para describir la tranquilidad que se siente tomándose un té helado, con estas vistas y con el mormullo del agua al caer.
Después de este relax continuo mi camino, eso si con mucho menos trafico que antes, y después de otros 25 km subiendo la montaña llego a un increíble mirador situado a 1350 m de altura y desde donde se ve el lago Batur con su gran volcán de unos 2400 m a su izquierda. Como siempre los locales te intentan vender de todo y hoy estoy de humor y compro fruta, postales (10 por 1,7 eur) y una camiseta de Bali (por 2,5 eur). Después de disfrutar un poco más de estas vistas bajo por una carretera súper empinada al lago y lo que más me sorprende es que hace casi frio ya que a esta altura hacen unos 10 grados menos que en la costa y eso conlleva un cambio de vegetación. Así en todas estas laderas crecen bosques de pinos parecidos a los que podemos tener en España pero siempre mezclado con plantas tropicales.
Para continuar subo de nuevo esta carretera que me lleva bordeando este enorme valle y después de ver el lago desde todos los ángulos termino tirando hacia Besakih que es unos de los pueblos más altos en la ladera del mayor volcán de la isla llamado Agung y que tiene más de 3100 m. Por eso cuando con un poco de suerte se van las nueves y emerge este gigante te quedan impresiona de su dimensión. Lo que yo no sabía es que en este pueblo también está el mayor templo Hindú de toda la isla y que es centro de peregrinación de locales y foráneos. Por eso antes de llegar tienes que pagar el peaje de entrada de 1,3 eur y cuando llegas te dicen que si quieres entrar tienes que ir con alguien local que te explicará todo y le tendrás que dar una propina además de otro donativo para la conservación del templo (les de 2 eur).
Finalmente como veo que tiene muy buena pinta accedo a sus condiciones y me acompaña un viejecillo que además de contarme un montón de cosas me está todo el rato tirando fotos. Yo creo que nunca me habían hecho un reportaje igual jeje. Y paseando por los más de 50 templos que tiene esta ciudad es cuando empiezo a enamorarme de Bali por sus monumentos, cultura, gentes, paisajes y más delante de algunas de sus playas. Creo que es mejor que veáis las impresionantes fotos que hay de este lugar tan mágico.
Ya solo me queda volver a casa pero cuando me monto en la moto unos que habían sentados me empiezan a decir que tengo un problema en la rueda y resulta que la tengo casi vacía. Entonces uno de ellos se ofrece por unos 2 eur a bajar a unos 3 km a un mecánico, que sube me quita la rueda, se la lleva, me cambia la goma y me la trae. En todo este tiempo me hago amigo de los locales y soy la atracción del pueblo y al final la broma me sale por unos 9 eur (mejor de lo que pensaba y eso que seguro que me han timado).
Ahora sí que puedo volver y terminar este largo día en el que me he hecho unos 140 km.























Día 71: Viernes 31 diciembre (Ubud – Legian – Kuta (Isla de Bali)):

Hoy si que tengo ganas de playa y voy a hacer lo que hacen todos los turistas típicos, irme a Kuta centro de ocio y fiesta de Bali. Pero primero paso por Legian que también está en la costa y es la continuación de Kuta aunque un poco más tranquila. Cuando llego me recuerda un poco a Torremolinos en verano con todos guiris hechos unas gambas, las tumbonas, etc. Así que me alquilo una tumbona y un bodyboard por 3,5 eur y me voy a coger olas que es otro de los atractivos de Bali ya que es mundialmente conocida por campeonatos de surf que aquí se celebran. Aunque esta playa no es especialmente buena para coger olas porque caen en bloque pero se pasa un buen rato. Sobre la playa no está mal aunque he visto mejores playas en España. Además como te alejes un poco están llenas de porquería ya que aquí son súper sucios y tiran todo al suelo o lo queman y eso termina llegando al mar, que a su vez lo devuelve a la playa.
Después de estar unas 3 horas en la playa continuo mi ruta por las estresantes calles de Kuta con miles y miles de motos tanto aparcadas como circulando y todo súper lleno de turistas y tiendas tipo europeas y surferas. La verdad es que no me gusta nada de nada ya que es como estar en Benidorm o Torremolinos pero más sucio, mucho más caótico y a 13000 km de distancia. Pero ya se sabe a la gente le gusta tener su hotel de 5 estrellas al lado de la playa, pero quedarse en la piscina privada y su súper restaurante y su club en la esquina donde te ponen la misma música que en casa. Eso no es para mí… quizás un par de días… pero más lo veo ridículo ya que no me cruzo medio mundo para tener lo mismo que en mi casa. Además los precios en estos sitios son casi los mismos que en España. Lo único bueno es que me hace buen día y no llueve.
Ahora me quedan otros 40 km de vuelta y descansar un poco antes de la noche. Finalmente no puedo salir de mi bungaló hasta las 10 de la noche porque cae una tormenta flipante que hasta inunda el jardín. Así que el ambiente está un poco soso en la ciudad y me meto en un bar que está ambientado y me pido una cerveza. En 5 min ya conocía a un canadiense que vive en Singapur y otras cuantos australianos con los que hicimos la cuenta atrás, este año sin uvas y sin cava pero brindando con cerveza. Más tarde cambiamos de bar pero la fiesta no se alargo a más de las 3:30. Bueno pare un día como hoy Kuta si que hubiera sido un desfase pero era imposible dormir allí así que otro año será.







Día 72: Sábado 1 Enero (Ubud (Isla de Bali)):

Hoy sí que es un día para no hacer nada y me levanto a las 2 de la tarde algo que realmente no me acuerdo la última vez que lo hice y eso que tampoco que acosté muy tarde (sobre las 3:30) ya que esto no era precisamente un súper desfase.
Lo único que hago hoy es salir a comer algo en un sitio barato (los típicos de ellos) en los que comes por 1,5 eur, un poco de internet y como tengo mucho tiempo me pongo a escribir el diario y ver todas las fotos que he hecho los últimos días.
Para terminar peliculita y a dormir que mañana si hace bueno quiero ir a unas playas que están un poco lejos.

Día 73: Domingo 2 Enero (Ubud - Padangbai (Isla de Bali)):

Después de recobrar energías tengo ganas otra vez de descubrir sitios nuevos en esta isla y hoy me voy hacia Padangbai que es el puerto más importante de la isla y desde el que salen los barcos a Lombok, aunque no es esa mi intención.
Peor de camino, casi como siempre, me encuentro con una especie de romería e un templo en un pueblecito a 6 km de Padangbai y me paro a ver que es aquello. Al igual que otros días me alquilo el pareo para entrar en el templo y hoy la diferencia más significativa es que un grupo de niños están tocando los instrumentos típicos de las fiestas religiosas y además están entrando cientos de personas vestidas con sus mejores galas para hacer las ofrendas a sus dioses. Es muy curioso y me quedo observando estos actos más de media hora hasta que me estoy asando y continúo mi camino hacia la playa.

Cuando llego a este pueblo solo veo el puerto y resulta que hay una playa de la que me habían hablado pero está un poco escondida y después de unas pocas coladas con la moto y una bajada andando de 10 min por un sendero llego a una playa espectacular con solo unos pequeños puestos donde te dan de comer, te hacen un masaje o te venden de todo un poco. Aquí me quedo más de 3 horas disfrutando hasta que veo que viene una tormenta de camino y decido ir volviendo a casa. Pero demasiado tarde la tormenta empieza a caer y aquí caen con ganas, así que me paro un poco en la parte más fuerte y después continuo con mi chubasquero hasta llegar a Ubud donde intentaré publicar en unos de los bares que te dan Wifi gratis con las consumiciones. 













No hay comentarios:

Publicar un comentario