jueves, 13 de enero de 2011

Diario de viaje del 03 de Enero al 12 de Enero

Hola amigos ya han pasado otros 10 días en los que me he tenido muchos cambios y experiencias muy diferentes dependiendo de los sitios. He pasado de la tranquilidad de Bali a la bulliciosa Yakarta donde he visto el mayor contraste entre la riqueza y la pobreza. Y en 3 días estaba en Singapur que es la 4 potencia financiera mundial con lo que es una ciudad súper rica y que me ha enamorado por sus rascacielos que sin ser especialmente altos son muy impresionantes. Aquí he tenido una de las mejores experiencias de mi vida en un nuevo hotel de 57 plantas nadando en la piscina elevada más grande y espectacular de mundo. Ahora ya he vuelto a cambiar y estoy publicando desde Melaka que ya es Malasia.

Bueno espero que os gusten mis historias y es que en estos 10 días hay muchas. Como siempre hay nuevos enlaces para las fotos: Bali (para los últimos días de esta isla), Yakarta, Singapur (SÚPER ESPECTACULAR) y Malasia (donde solo hay unas pocas de hoy en Melaka). 



Día 74: Lunes 3 Enero (Ubud - Selat (Isla de Bali)):

Desde que llegue a la isla he tenido ganas de intentar subir el volcán Agung que es la montaña más alta con unos 3100 m, pero el problema está en que estamos en la época húmeda de indonesia y aquí llueve todos los días y casi nunca se despeja el cielo, por lo que subir una montaña así para no ver nada desde la cumbre pues no motiva. Pero hoy amanece soleado (es el primer día desde que llegue) y decido irme a Selat que es uno de los pueblos más altos de la isla y desde donde nace una carretera que te lleva al sendero de subida de la montaña a unos 1500 m de altura. De camino, como siempre, hago un montón de paraditas para disfrutar de esos pequeños pueblos que te vas encontrando y que no salen ni en los mapas. Pero sin duda lo que más me impresiona del camino es un cuando paso por un bosque de bambú. Y es que el bambú es un material estupendo gracias a su flexibilidad y dureza y aquí lo utilizan para la construcción, para hacer miles de adornos en los templos y casas, utensilios de cocina e incluso para comer. Así que por lo alrededores hay grupos de locales recogiendo bambú y metiéndolo en camiones. Con esto hay que tener mucho cuidado cuando vas con la moto porque las ramas de bambú pueden llegar a medir hasta 10 m de largo y los camiones medirán 3 o 4 así que el resto va colgando por fuera y literalmente te lo puedes comer con la moto.
Otras de las cosas buenas del bambú es que se regenera muy rápido ya que puede llegar a crecer hasta 10 cm al día y estas comunidades pueden ser sostenibles.
El otro negocio del que viven en esta región de las montañas es de la talla de piedra volcánica. Aquí están las mayores canteras de esta piedra de la isla y puedes ver montones de camiones transdiluvianos subiendo las cuestas súper empinadas y tú detrás comiéndote todo el humo negrísimo que sale de sus tubos de escape. Y este negocio es muy importante es la isla ya que casi cada casa tiene un mini templo que casi siempre están hechos con este tipo de piedras.
Una vez pasados las selvas, bosques de bambú y canteras el paisaje cambia por la altura y vuelve el paisaje alpino y aparece el frescor de la montaña tan añorado por estos lares. Finalmente reventando mi moto subo las increíbles rampas de la carretera y llego a la puerta de la montaña donde hay un viejecillo que es el guía espiritual de los dioses de la montaña y que te obliga a que reces en un pequeño templo antes de entrar. La verdad es que es la primera vez que me enseñan a rezar a los dioses hindús y es muy curioso ya que básicamente este hombre me va dando flores y ofrendas, te las pones en las manos haces como que rezas y se las pones en el templo. Bueno este aprendizaje conlleva un peaje que le tienes que dar al paisano (mi ofrenda a los dioses no superó los 1,5 eur) pero bueno por una vez no está mal la experiencia. Pero justo cuando voy a empezar a andar por la zona escucho los primeros truenos (seguro que los dioses dijeron “que le den por culo a este rata que nos dado un mísero euro”) y ya se sabe en estos momentos tengo entre 5 y 10 min para huir de la tormenta porque además aquí en la montaña empiezan a verse los rayos muy cerca. Así que me piro y bajo a Selat que está a unos 6 km donde para a comer lo típico “mie goreng” o “nasi goreng” que es noodles o arroz hecho con un montón de especias, huevo, pollo y verduras (esta bastante bueno) y el precio oscila entre 0.7 y 2 eur dependiendo del sitio.
Las otras opciones suelen  ser los sitios que ves comida expuesta en el escaparate y suelen ser cosas fritas como tortillitas de verduras, carne, pesado, verduras, y cosas que denominaremos “neutro”  porque aunque las he probado no sé muy bien que es (¿animal o vegetal?) y siempre acompañado por un cuenco de arroz blanco y montones de salsas que le puedes echar. Esto suele salir entre 1 y 2 eur. Y la última opción que suele ser la más barata es la de los puestecillos improvisados que venden cosillas fritas o las sopas de noodles con bolas de carne (perro o gato casi seguro) que suele salir desde 50 cent o 10 cent por cada cosita frita que elijas. Yo lo he probado todo y casi todo es comestible lo único es que la mayoría de las cosas están muy picantes y te suele arder la boca, pero después (y por lo menos por ahora) no he tenido problemas de digestión, vamos que todavía voy bien al váter jeje,
Otra de las cosas que hay que tener en cuenta cuando sales con la moto por la isla es que no hay muchas gasolineras y mucho menos cuando te vas a las montañas, pero no te preocupes siempre hay puestos a pie de carretera con botellas de agua de color amarillo que resulta que es gasolina. Suelen poner carteles de “petrol” y cuesta unos 45 cent el litro. Es un poco más que en las gasolineras que cuesta 40 cent pero te cobran el transporte jeje. En los sitios más recónditos te pueden llegar a cobrar 60 cent.
Después de comer, intento preguntar por los guías para subir la montaña pero casi nadie habla inglés y teniendo en cuenta que el tiempo va a ser malo, a mi pesar, termino descartando la idea de subir esta gran montaña (otra vez será). Y es que para subirla se tiene que hacer noche en Selat y empezar a subir de noche a las 3:30 para llegar a la cumbre al amanecer que es cuando suele estar despejado y dicen que hay unas vistas flipantes. El precio del guía suele oscilar entre los 15 y 40 eur dependiendo del número de personas que vayas.
Así que me quedan unos 40 km de vuelta a casa en los que como era de esperar me cae una tormenta pero el chubasquero es bastante efectivo y casi no te mojas.
Como estoy bastante cansado del viaje en moto me voy a dar otro lujo y me doy un masaje pero específico de espalda y cabeza… que 6 eur mejor invertidos…
Ya solo me queda una película y descansar…





Día 75: Martes 4 Enero (Ubud – Recogida visado de Tailandia (Isla de Bali)):

Hoy tengo que recoger mi pasaporte y espero que tenga el visado de Tailandia. Bueno después de la que lié para conseguir el billete falso de avión me espero cualquier cosa. Así que después de mi típico desayuna en mi bungaló me voy al consulado donde para mi sorpresa no me ponen ninguna pega, no hay colas, todo es muy civilizado y tengo mi visado… casi ni me lo creo.
Como tengo ganas de ir  a la playa hoy me dirijo a costa oeste de Bali donde dicen que hay unos templos al lado del mar. Después de 1 hora de trafico infernal creo haber llegado al sitio, pero mi GPS empieza a tirarme por caminos cada vez mas malos hasta que me encuentro en mitad del campo por un camino de tierra lleno de piedras y baches, diciendo “y yo que hago aquí” bueno y los agricultores pensando “y este que hace aquí”. Finalmente consigo llegar a unas playas que no son para nada bonitas y pregunto a unos q ue había por allí por el templo y se me quedan mirando como pensando “que me estas contando blanquito”. Vamos que la suerte va y viene y como tuve toda la suerte en el visado, el resto nada.
Además ahora tengo que volver por el mismo camino infernal creyendo que la moto no va a sobrevivir porque hacia unos ruidos muy chungos. Vamos que creía que me iba a quedar tirado en cualquier bache. Pero no, termine saliendo a la carretera y dirigiéndome de vuelta a casa ya que llevaba casi 3 horas conduciendo y no tenía ganas de buscar el jodido templo.
Y hoy el lujo que me doy es un restaurante que hay muy cerca de mi hotel en el que me ponen un plato de pasta carbonara… parece que no es un lujo pero sí que lo es por estos lares. Hacía tiempo que no disfrutaba de un plato de pasta así, y sin sabores súper especiados o súper picantes…




Día 76: Miércoles 5 Enero (Ubud - (Isla de Bali)):

Como estoy cansado de dar vueltas con la moto hoy decido quedarme en Ubud y no hacer nada. Un poco de internet y bueno otra buena comida en el restaurante de ayer en el que me pido unos langostinos fritos con bacón y arroz que estaban de muerte y el precio por unos 4,5 eur.
Después de comer y aprovechando que se avecina otra tormenta, me voy a bungaló a ver llover y echarme una siesta. Algo que solo consigo a ratos porque la tormenta es tan fuerte y tiene tantos truenos que tiemblan los cristales y el jardín empieza a inundarse.



Día 77: Jueves 6 Enero (Ubud - Denpasar (Isla de Bali) – Yakarta (Isla de Java)):

Me parece que fue ayer cuando llegue a Bali y ya se han pasado estos 10 maravillosos y relajantes días que tenía de “vacaciones”. Ahora tengo que volver a hacer la mochila y continuar con mi vida de nómada. Pero no estoy triste ya que estos días me han dado muchas energías para seguir el viaje con fuerzas renovadas. Ahora me espera Yakarta de la que todo el mundo me ha hablado muy mal pero es mi destino así que lo intentaré disfrutar.
Como tengo el avión por la tarde puedo disfrutar de mi último desayuno en la entrada de mi bungaló y despedirme de la dueña y los empleados que fueron súper amables en todo momento. Después preparo todo y me acoplo en la moto con mi mochila (algo no muy confortable) y me pongo de camino al rent a car que está a solo 2 km del aeropuerto. Pero como no podría ser menos Bali me despide con otra tormenta y me tengo poner otra vez el chubasquero y cubrir la mochila. Pero llego sin ningún otro inconveniente y le dejo “La Poderosa” o ”La Tormentas”(que es como yo le llamaba cariñosamente a mi motillo) con seguro más de un achaque jeje (después de la caña que le he metido, en 10 días a perdido 1 año de vida).
Ya solo me queda llegar al aeropuerto al que decido ir andando, algo que lamentare porque oportunamente sale el sol y me hecho a sudar lo más grande. A los 20 min llego al aeropuerto totalmente empapado. Son las 2 de la tarde y mi vuelo sale a las 5 así me entretengo en comer y a las 3 hora que habré el Check in, llego con mi mochila y sorpresita, el vuelo se ha retrasado unas 3 horas así que me toca estar en el aeropuerto otras 4 horas más. Al menos facturo y me voy a la sala de espera de este aeropuerto que por lo menos en algo más grande que los anteriores. Y como no hay mal que por bien no venga, tengo tiempo para darme mi último lujo en Bali… un masaje de pies… y es que en la misma sala de embarque hay un montón de sitios que te dan masajes de pies por unos 6,5 eur por 40 min. Es la primera vez que me dan un masaje en los pies, pero sin duda no será la última… es genial, te deja súper relajado y además paso tiempo de espera.
Después consigo pasar el tiempo entre la música e internet del que conseguí la clave de una sala privada y por fin llega la hora de montarnos en el avión y como es habitual bajas a la pista a la que llegas andando hasta el avión. Y la compañía con la que hoy viajo es Sriwijaya Air y el vuelo solo me costó unos 35 eur para una distancia de unos 1000 km. Hay que tener en cuenta que si viajara por tierra tendría que ir al hasta el sur de Bali (unas 3 horas) + coger un barco (2 h) + coger un bus de unas 12 h + coger un tren de unas 12 horas, así que o tienes mucho tiempo y ganas o te vas en avión.
En 1h y 20 min aterrizamos en Yakarta y desde el aire se puede ver la dimensión de este monstruo de ciudad. Es descomunal, gigantesco y es que es la ciudad 11 más grande del mundo con unos 19 millones de personas en su área metropolitana. Esta es la capital tanto gubernamental, como comercial, industrial y empresarial del país. Y de todo esto te das cuenta cuando ves los grandes rascacielos que tiene la ciudad. Por cierto aquí la hora vuelve a cambiar siendo 6 horas de diferencia con España.
Bueno ya solo me queda llegar al hostel y para ello tengo que coger un bus que me llevará al centro de Yakarta pero hay que saber de ante mano cual coger porque salen decenas de buses desde la única parada que hay. Yo iba a Gambir station que es el “centro” de la ciudad y donde está el monumento más famoso de la ciudad y un gran parque. Este bus cuesta 1.8 eur y tarda unos 25 min sin tráfico, ya que llegue casi a las 10 de la noche y hay una gran autovía desde el aeropuerto a la ciudad (es la primera autovía que veo desde Sídney). Desde aquí tengo que coger un taxi que me llevará a mi hostel que está a unos 4 km y regateo hasta que me sale por unos 3 eur. Cuando estamos llegando sinceramente creo que el taxi se ha equivocado porque entramos en unos súper imponentes bloques de apartamentos de 46 plantas de altura y con pinta de súper lujosos. Y es que resulta que más que un típico hostel esto es uno de los apartamentos de lujo transformado. Y me vienen a recoger a la recepción y después de pasar por unos cuantos pasillos llego al apartamento que esta de lujo. Es bastante caro (para la vida en indonesia) ya que me cuesta 22 eur la noche pero tengo aire acondicionado, un salón como el de tu casa con sofá cómodo, cocina con café gratis, internet gratis  y camas muy cómodas. Pero lo mejor es que esta en la planta baja y solo hay que abrir la puerta y bajar unos escalones para llegar a una maravillosa piscina con tumbonas y Spa.
Bueno hoy ha sido un día muy largo y ya toca dormir así que mañana podré investigar más de Yakarta.
Avión: 1,5 h


Día 78: Viernes 7 Enero (Yakarta (Isla de Java)):

Lo primero que hago al levantarme es aprovechar esa maravillosa piscina que tengo a escasos metros de mi habitación pero que es compartida con otras 46 plantas de apartamentos. Para mi sorpresa escasamente hay 3 personas en la piscina y el agua está fresca, algo poco habitual. Incluso apetece meterse en el spa que esta súper caliente. La verdad es que en 1 hora de piscina me relajo un montón y cojo energía para visitar esta súper ciudad.
Nada más salir de los apartamentos de súper lujo donde esta mi hostel te das cuenta que esta ciudad es el contraste mas absoluto entre la opulencia y la pobreza. Alrededor de los grandes e impecables rascacielos se levantan otras subciudades donde vive la mayoría de la población y como podéis imaginar en estos “guetos” están llenos de suciedad y chabolas pero en los que la gente sobrevive sin que se vea gente muriéndose de hambre. Aquí casi todos se buscan la vida y en ningún momento te da sensación de inseguridad o violencia. Además la gente que trabaja en los grandes bloques de oficinas baja a los guetos a comer ya que es súper barato y se come la comida típica. Por lo tanto yo me voy con ellos y por un mínimo precio te hinchas de comer. A continuación decido ir andando hacia el “centro” aunque no se muy bien que se considera centro en esta mega ciudad.
Pero en el camino me cruzo con lo que es el corazón financiero y comercial (de lujo) de ciudad, y decido entrar en un centro comercial en el que me quedo con la boca abierta de la dimensión, del lujo extremo y diseño exquisito con el que está construido. Y es que a este centro comercial viene toda la gente rica de ciudad con sus chofer y está repleto de tiendas de lujo como Channel, Gucci o Dolce&Gabana. Pero más allá de las tiendas de lujo tiene espacio para galerías de arte, parque de atracciones, zonas de restaurantes temáticas y un gran cine. Vamos parece que nunca e ido a centro comercial pero es que este es el más grande y lujoso que nunca he estado y es que tiene 10 plantas de alto y una dimensión brutal por cada planta. Y después de estar recorriéndolo más de 2 horas (este el primer centro comercial que entro en todo el viaje y además cuando llevas un tiempo en sitios muy austeros te sorprende el lujo mucho más) me entran unas ganas enormes de ir al cine (hace por lo menos 1 año que no voy). Y por unos 7 eur voy a ver una peli en 3D (nada especial “los viajes de gulliverg”, algo fácil para mi nivel de inglés). Por un rato desconecto totalmente y con mis palomitas parece que hago un viaje mental y me da la sensación que estoy en España.
Otra de las cosas buenas de haber entrado a este centro comercial es que en las últimas plantas se puede salir a los aparcamientos donde ya de noche se tienen unas vistas privilegiadas de todos los rascacielos y puedo hacer unas buenas fotos de la ciudad.
Ya solo me queda volver a casa algo que hago andando unos 2 km, lo que normalmente se convierte en una aventura ya que en estas ciudades indonesias no suele haber aceras y el trafico es infernal, además nadie va andando a los sitios y se te quedan mirando pensando que estás loco y muchos se paran por si quieres que te lleven.  











Día 79: Sábado 8 Enero (Yakarta (Isla de Java)):

Hoy intentare ver algo más de la ciudad y después de mi bañito en la piscina me voy al mayor monumento y parque que tiene la ciudad (el país) que es el monumento nacional que está en el parque de monas y que consiste en una torre bastante grande en el medio. Finalmente llego a este monumento que está a unos 5 km de mi hostel en moto con un paisano que se paro para llevarme. Y cuando me acerco a ver el monumento me asalta otro paisano que me quiere hacer un tour por ciudad algo que rechazo directamente, pero como es muy simpático empieza a convencerme y es que es el último día en la ciudad y quiero ver algo más. Después de 20 min de convencerme me dice que por ser yo me deja 3 horas de tour por 40 dólares y en ese momento me rio en su cara y pienso “a mí me la vas a colar”. Y yo le digo que con 5 euros va que chuta… entonces (típico) se echa las manos a la cabeza y dice que 20… vamos finalmente lo acordamos por unos 9 eur algo que sigue siendo caro pero me va a enseñar 3º 4 cosas y me lleva de vuelta a casa.
Sobre las técnicas de regateo aplicadas en mis negociaciones, os revelare algunos secretos: 1) intenta saber el buen precio de las cosas; 2) empieza diciendo sobre 1/3 del precio que quieres pagar; 3) Si ves que la cosa va mal y el personaje no te baja el precio hazle el llamado “me voy me quedo” y con cada vez que parece que te vas a ir te bajará algo; 4) por ultimo y bastante importante no se te puede ver mucho dinero en la cartera y cuando creas que has terminado de regatear sacas la cartera y siempre tienes un máximo de dinero que le vas a dar y el resto escondido… y le dices “… esto es lo que tengo …. Lo tomas o lo dejas” y a no ser que sea muy poco normalmente lo cogen. A parte de estas técnicas básicas están las técnicas de hacer pack de descuentos, es decir, preguntar por el precio de algo pero queriendo más cosas y conseguir precios por separado de varias cosas u después hacer un precio conjunto mucho menor…
Volviendo al tour con el paisano, nos dirigimos en primer lugar al barrio chino de Yakarta y a su templo más importante. Me resulta muy curioso ese templo budista con unas velas que pueden medir hasta 2 m de alto y pueden durar 3 meses encendidas. Además de todo el incienso que queman para purificar el templo y las distintas estatuas, no paramos mucho más tiempo y continuamos al puerto de los portugueses que fueron los primeros europeos en llegar por aquí sobre 1507 y que crearon el puerto en 1527. Bueno este es uno de los 4 o 5 puertos que tiene la ciudad y este está destinado para mercancías domesticas. Además de contarme la historia de la ciudad el paisano conoce gente en los barcos y después de pasar por una tabla de madera maltrecha llegamos a un carguero que desde fuera tiene pinta de durar 2 telediarios (yo creo que es un barco que dejaron los portugueses sobre 1500 jeje). Pero resulta muy curioso ver como reparan los barcos, sacan las mercancías con unas grúas muy rusticas y todo ello rodeado de el mar con más mierda que puedas imaginar (si te caes de la pasarela al agua probablemente te coma un pez “bolsa de plástico” y te salgan otros 2 ojos).  
Después de conocer a toda la tripulación nos dirigimos a los edificios de los holandeses que fueron los que se asentaron por estos lares después de los portugueses y que estuvieron por lo menos 300 años. Así que el ayuntamiento, edifico de correos y un museo son los edificios de estilo colonial más bonitos que tiene la ciudad y están todos en una playa muy ambientada en la que se puede ir a unos de los restaurantes más bonitos y exclusivos de la ciudad y con un estilo colonial precioso. Ahora un cafelito me costó 3,5 eur  que es una locura para los precios de la ciudad. Pero al menos nos quedamos en el restaurante 1 hora hablando y el paisano me contó un montón de historias.
Ya para terminar y después de 45 min en la moto con un tráfico brutal llegamos a mi hostel donde aunque es de noche me relajo en el Spa y tengo tiempo para hablar largo rato por internet ya que es gratis.











Día 80: Domingo 9 Enero (Yakarta (Isla de Java) - Singapur):

Me tengo que levantar muy temprano para irme al aeropuerto y para ello primero tengo que coger un taxi que me llevará a la estación de autobuses y después un bus que dependiendo del trafico puede tardar entre 30 min y 3 horas así que hay que tener un margen muy importante para no perder el avión. Finalmente el tardo 45 min pero cuando llegas hay que tener cuidado de bajarte en el sitio correcto porque hay 3 terminales, 2 domesticas y 1 internacional y dentro de la internacional hay distintas partes dependiendo de las compañías.
Una que vez que encuentro mi lugar después de facturar la maleta tengo que pagar las tasas del aeropuerto que en indonesia no están incluidas en los precios de los billetes y dependen del aeropuerto y destino (nacional o internacional) y que durante mis vuelos han variado entre los 2 y 5 eur, pero hoy al ser internacional me clavan 13 eur. Después de pasar los controles de alimentos, inmigración y otros policías me pongo a esperar el avión con la suerte de tener internet gratis en el aeropuerto.
Hoy viajo con “Garuda” que es como la compañía nacional de indonesia con lo que los servicios en el avión son muy buenos y nos dan de comer y beber todo lo que queremos, con lo que la 1,5 h de viaje se me hacen súper cortas.
Nada más llegar a Singapur me doy cuenta que esto es otro mundo ya que todo está súper bien cuidado y limpio. Además tengo una grata sorpresa y en el control de inmigración me sellan y tengo 90 días gratis aunque solo necesitare 4. Lo primero que tengo que hacer es sacar dinero ya que aquí usan dólares de Singapur (1 SGD = 0.58 eur) y lo segundo es preguntar donde esta TNT que es la empresa donde mis padres me ha  enviado la tarjeta de crédito nueva que me envió el banco a casa después del incidente de Dili. Pero esta historia no podía terminar tan fácil y primero hoy es domingo y la agencia está cerrada y segundo la agencia esta en la terminal de carga que esta a tomar por… (Unos 5 km). Así que tendrá que esperar un día más.
Sin más me dirijo a mi hostel al que llegaré cogiendo el magnífico tren que une el aeropuerto con la ciudad en tan solo 25 min (10 km) y después de tanto tiempo sin coger un transporte decente me siento hasta raro que haya señales, este limpio, tengan horarios y en definitiva funcione. Otra de las cosas que sorprenden, es que todo está en ingles y es que esta fue una colonia británica hasta los años 60 y curiosamente este país tan pequeño tiene 4 lenguas oficiales que son: Ingles, Indonesio, Malayo y chino.
Ya por fin llego al hostel y no está mal, está limpio, comparto habitación por primera vez desde Dili pero tengo aire acondicionado y pago unos 6 eur la noche. Bueno muy importante, tengo wifi gratis y rápido, pero lo primero que quiero hacer es dormir una larga siesta que estoy muy cansado del viaje.
Cuando me levanto ya es de noche y pero como quiero ver la ciudad con sus luces y rascacielos me voy para el centro. Ya había leído que era impresionante pero cuando llego al distrito financiero me quedo con la boca abierta y es que con razón le dicen a Singapur la Nueva York de Asia. Toda la zona financiera que esta a las orillas del rio se extiende por una pequeña bahía artificial que casi se cierra creando casi un lago, al que se puede dar la vuelta completa gracias a 2 puentes. Es imprescindible que hagas este recorrido de aproximadamente 3 h ya que cada ve z que te mueves vas viendo nuevas perspectivas de los rascacielos y además dependiendo en qué lado estés puedes ver el “Singapur Fliyer” (noria panorámica más grande del mundo), el hotel “Marina Bay Sands” (el hotel más caro en construirse del mundo y algo muy fuera de lo común) o todos los rascacielos juntos del centro.
La verdad que este paseo pegado al rio es una de las mejores cosas que he visto en este viaje y es que todo está cuidado al detalle, los puentes, la posición de los rascacielos, sus luces, sitios para música en directo… no puedo decir más podéis ver algunas maravillosas fotos que he hecho. Pero sin duda lo más impresionante es el hotel con sus tres torres de 57 plantas y 200 m de altura y su barco encima de las torres. Si hay una especie de barco en la azotea de la dimensión del Titanic que alberga la piscina en altura más grande del mundo con 150 m de largo y uno de los sitios más exclusivos del planeta al que dentro de 2 días subiré.
Avión: 1,5 h













Día 81: Lunes 10 Enero (Singapur):

Después de tanto esperar para recoger mi tarjeta de crédito, hoy es el día. Me dirijo con el tren a la parada más cercana y después tengo que andar unos 15 min por un polígono para llegar a la dirección que me dieron en el aeropuerto. Cuando llego veo TNT, pero no podía terminarse todavía y es que resulta que estas son las oficinas y aquí no hay paquetes. Me dan otra dirección en la zona pero ya me rindo y decido coger un taxi porque no tengo ni idea de donde está. Menos mal que solo me gasto 4 eur y llego por fin al sitio correcto donde doy mi numero de referencia y… después de una tensa espera me dicen que el numero no es válido… otra vez cara de póker. Y ya les digo que está a mi nombre y buscando y rebuscando lo encuentran, bueno que satisfacción, por fin se acaba esta anécdota, ya tengo mi nueva tarjeta (hasta que los subnormales me la cancelen de nuevo). Ahora me merezco un menú del burguer king que hace un montón que  no como comida basura y de paso veo la Expo de Singapur (palacio de ferias y congresos).
Con todo el estrés acumulado y con un día bastante lluvioso me vuelvo al hostal con cara de satisfacción y me hecho a dormir una larga siesta. Como continuará lloviendo todo el día decido quedarme con internet y no hacer nada más.




Día 82: Martes 11 Enero (Singapur):

Primero de todo os quiero contar algunas cosas curiosas de Singapur como que tiene 5 millones de habitantes en un territorio aproxima de dos veces la ciudad de Málaga (medio millón) por lo que tiene la segunda mayor densidad de población del mundo después de Mónaco. Además tiene el puerto con mayor tráfico de mercancías (contenedores) del mundo y es la cuarta potencia financiera mundial después de Londres, New York y Tokio. Este país que fue colonia británica consiguió su independencia 1963 y desde entonces no a parada de crecer (literalmente) ya que emprendió el mayor megaproyecto de la historia de ganar terrenos al mar con arena comprada a sus vecinos, por esto se le llama la isla creciente y la superficie actual es varias veces superior a la pequeña isla que encontró el británico Thomas Stamford en 1819. Y es que esta ciudad no tiene ni 200 años de historia y surgió con idea de hacer frente a la superioridad comercial que tenían los holandeses en esta zona del mundo.
Después de la clase de historia nos vamos a mi viaje en el que hoy va a ser un gran día. Digo esto porque hoy quiero ir al mirador que hay en la planta 57 del hotel increíble con las piscinas a 200 m de altura del que os hable el otro día. Estando en el hostal conozco a un alemán que me cae muy bien y ya por la tarde se apunta a venirse conmigo. Así que nos vamos los dos a dar una vuelta y lo primero que hacemos es probar las frutas típicas de por aquí y nos dan la fruta del dragón que tiene un color rojo súper intenso y esta muy dulce y otra fruta que parece un melón pero con pinchos y que no esta tan buena, pero sin duda es una buena experiencia.
Después ya nos vamos para el centro donde nos dirigiremos hacia el hotel antes de que anochezca. Y sobre las 6:30 (atardece sobre las 7) y después de pagar los 20 SGD (12 eur) subimos al observatorio que esta situado en una esquina “del barco” que hay en la azotea del hotel. Nada más llegar, te das cuenta de la dimensión de la ciudad, de sus rascacielos, de su enorme puerto y de los megaproyectos de expansión que están llevando a cabo en un área súper extensa anexa al hotel. Pero lo que vamos buscando está a pocos metros de nosotros y es la mayor piscina del mundo en altura. 150 m de lujo y confort con el marco incomparable del distrito financiero de Singapur. Pero cuando atardece todo se vuelve muchísimo más increíble y sin duda este es uno de los mejores sitios que he estado en mi vida. Lo único malo es que con la entrada de turista solo tienes acceso al mirador y a una pequeña parte de los jardines, y solo puedes ver la piscina desde lejos. Estábamos con la miel en los labios y sin duda queríamos bañarnos así que empezamos a preparar el plan de asalto. Empezamos a ver todos los agentes de seguridad que andaban por allí y en cuanto anocheció solo quedó uno. En uno de los momentos que pasaba más gente nos colamos a la piscina y cuando vimos que ya nadie sospechaba nos quedamos en ropa interior y entramos en la piscina.
La sensación de nadar con el agua cayendo hacia el infinito y todos los rascacielos debajo de ti es indescriptible. Esto sí que lo puedo poner en el top 3 de las mejores cosas que he hecho en mi vida. Dedique bastante tiempo a hacer fotos para intentar hacer justicia a esta maravilla así que os podéis deleitar con este sueño.
Cuando ya cogimos confianza vimos que podíamos nadar toda la piscina y podíamos tener toallas y spa gratis así que  aprovechamos y continuamos con el lujo extremo hasta la hora de cierre a eso de las 10 de la noche. Con lo que estuvimos unos 3,5 h en el paraíso en el que todos los detalles están súper cuidados, como las luces, la música (chill out) o los restaurantes de lujo y club exclusivo que allí tienen.
Con mucha pena terminamos bajando del hotel y preguntando los precios (para otra vez jeje) y la habitación más barata cuesta unos 250 eur/noche pero tendrá pocas vistas. Así que tendrás que gastar unos 500 para tener una con buenas vistas.
A continuación volvemos recorriendo el camino del rio que es una maravilla y volviendo al hostel donde termina este fantástico día.

































Día 83: Miércoles 12 Enero (Singapur – Melaka (Malasia)):

Hoy me levanto a las 6 ya que tengo que coger un bus que me llevará a Malasia y en concreto a Malacca. Así que después de coger el tren y andar 10 min llego a la estación donde salen los autobuses. Bueno estos buses son súper lujo con 3 asientos por fila y se pueden reclinar unos 160 grados y el precio del trayecto para 250 km es de unos 13 eur. Lo bueno que las infraestructuras en Malasia son muy buenas (hay autovías) y el tiempo de los trayectos se reduce bastante en comparación con indonesia. Básicamente tardamos 4 h incluido las paradas en las dos fronteras. Y otra sorpresa positiva es que el visado de Malasia es inmediato y gratis para 90 días.
Así que parece que estoy viajando en un país civilizado y me relajo y duermo. Cuando llego a Malacca cojo un taxi junto con otros dos franceses y me cuesta unos 2 eur llegar al albergue. Este es el albergue más barato que he estado nunca (por ahora) y me cuesta 2,7 eur compartiendo habitación y aunque las habitaciones están hechas con paredes de cartón que no llegan al techo, el hostal está muy limpio y las camas son muy cómodas. No tiene aire acondicionado pero no hace mucho calor dentro. También tienes la opción de coger una habitación doble con aire por unos 10 eur. Y lo bueno que está muy céntrico y pegado al rio que está más o menos bien cuidado.
Lo mejor es que cuando llego a mi habitación hay un chico de Barcelona con el que puedo hablar español y nos vamos a comer algo. Aquí vuelve a ser todo muy barato, pero a diferencia de indonesia todo está mucho más limpio y cuidado. Comer en un sitio cutre sale por entre 1 y 2 eur y en un restaurante por unos 5 – 7 eur. También quería probar un los zumos naturales que hay por aquí y me pedí uno de mango que estaba buenísimo por 70 cent. Otra de las cosas típicas de por aquí son unos dulces hechos con piña caramelizada, los cuales compramos y estaban muy buenos.
Ya de vuelta toca siesta para reponer energías, ya que por la noche nos fuimos a comer algo a un restaurante donde además de comer muy bien, me tomé la mejor copa de helado del viaje. Y a continuación nos fuimos a ver la iluminación del rio por la noche que es más o menos bonito (difícil comparar viniendo de Singapur). Mañana tendré más tiempo de ver la ciudad así que ya toca dormir. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario