martes, 30 de noviembre de 2010

Diario de viaje del 22 de Noviembre al 30 de Noviembre

Aquí os cuento más cosas desde el corazón del la Golden Coast, podreís ver los sitios más surferos y fiesteros de Australia y playas preciosas. 


Día 32: Lunes 22 noviembre (Newcastle – Port Macquarie):

Ya me tengo que ir de este hostel en que he pasado mis primeros días de playa. El bus sale a las 9:30 pero cuando llego a la estación, el bus esta allí pero nos dicen que tienen que esperar al mecánica para que arregle no se qué… vamos que nos tiramos 2 horas esperando hasta que arreglan el bus y después me quedan otras 5 horas dentro, así que va para largo. Hoy se me hace un poco pesado el trayecto y es que en el último mes llevo una buena paliza de buses.
Finalmente llego a Port Macquarie y para mi sorpresa me vienen a recoger desde el hostel ya que esta a 10 min andando. Cuando llegamos al hostal, la impresión es bastante buena y lo que me encanta es que tiene piscina y con el clima que tenemos por aquí (ya estamos como a la latitud de canarias), se disfruta mucho. Nada más dejar la mochila, un bañito en la piscina y ya me pongo a hablar con la gente de la habitación y empezamos a beber un poco de goon wine. Este es el alcohol más barato de Australia y para que os hagáis una idea es como el peor vino de mesa de España pero vale unos 3 dólares el litro (10 eur por la garrafa de 4 litros). Este vino es lo más consumido en los hostales ya que un paquete de 6, de las cervezas más baratas cuesta 14 dólares (2 litros cerveza 11 eur). Así que a socializarnos con vino peleón. Pasamos toda la tarde y la noche jugando a los juegos de mesa que tienen en el hostal y al billar y a las 8 tenemos barbacoa organizada por el hostal por solo 8 dólares (todo lo que puedas comer y beber), aunque solo tienen salchichas y vino peleón pero nos llenamos hasta reventar.  A las 11 a dormir ya que todo está cerrado en este pueblecillo perdió de la mano de dios. Sin duda el hostel está genial pero el pueblo está muerto… 
Bus: 5 h



Día 33: Martes 23 noviembre (Port Macquarie):

Hoy toca ver algo más de la costa cercana y junto con un compañero de habitación alquilamos una bicicleta en el hostal por 5 dólares y nos vamos a recorrer las 9 playas que tienen en este pueblo. Nada más llegar al puerto vemos a un grupo de pelicanos y nos quedamos un rato observando estos pájaros gigantescos y dejan que nos acerquemos abriendo el súper pico que tienen para que les demos algo de comer… es impresionante cuando este pájaro de más de un metro de alto y casi 2 metros de envergadura hecha a volar.
Después nos continuamos la costa y nos deleitamos con estas playas casi salvajes y de gran belleza. Después de 30 min decidimos parar para bañarnos otra vez en este océano siempre revuelto. Sin duda aquí hay que bañarse donde hay socorristas ya que las corrientes y las olas aquí siempre son peligrosas. El día más tranquilo del pacifico es como el día con más olas del año en Málaga, a no ser que estés en una bahía muy protegida o tengas una previa barrera de coral como pasara a partir de la gran barrera de coral.
Una vez que hemos disfrutado de una buena hamburguesa y otro bañito nos volvemos a la piscina del hostal para relajarnos. Y tenemos otra tarde en el hostal pero hoy compramos cerveza porque no podemos beber mas vino peleón… pasamos un tarde súper buena con la gente de la habitación y otra vez a acostarnos temprano aunque claro llevamos bebiendo desde las 4 de la tarde así que no está mal acostarse a las 12.








Día 34: Miércoles 24 noviembre (Port Macquarie – Byron Bay):

Me levanto para hacer el Check out pero como tengo el bus a las 2 de la tarde y hace un día perfecto, me quedo en la piscina del hostal relajándome con mi música. La verdad es que este hostal te sientes como en casa, porque es pequeñito pero tiene todas las comodidades con las que te puedes relajar.
Como despedida de este hostel me llevan al bus  y ahora me esperan 7 horitas hasta Byron Bay ese sitio del que no había oído hablar hasta que llegue a Australia pero del que todo la gente me habla súper bien.
Cuando llego a este pequeño pueblo ya se ve que es un sitio para desfasar y para hacer surf, y cuando llego al hostel tengo una bienvenida increíble, ya que llego a las 21:30 de la noche y en mi habitación hay una fiesta con más de 15 personas y sin quitarme la mochila ya me están dando “goon wine”. Me quito la mochila, saco el portátil con los altavoces y ya la gente se desfasa. En 30 min estábamos en una discoteca a solo 100 m del hostal y un ambiente insuperable… parece que este es el sitio más fiestero de Australia y además coincide que estamos en vacaciones y hay cientos de personas por la calle, grupos tocando en las calles, una temperatura tropical y mucho alcohol a precios desorbitados (10 eur el chupito de vodka con cola). En definitiva pase la mejor noche de fiesta de mi viaje y eso que la fiesta termina a las 3.
Bus: 7 h




Día 35: Jueves 25 noviembre (Byron Bay):

Ya por la mañana me da tiempo a apreciar lo chulo que esta el hostal (es de la cadena de hostales Nomads) y tiene 2 spas, unas aéreas comunes súper grandes y una sala de internet súper sicodélica. Bueno además, una vez que sales a la calle se puede ver lo surfero que este pueblo que está lleno de tiendas de billabong, ripcurl, etc y se puede ver la gente por la calle con las tablas dirigiéndose a la súper playa que tienen. Y es que la playa es toda la bahía que puede medir más de 10 km y en la que prácticamente no se ve ninguna casa, ni hotel, es todo natural y con unas olas magnificas. En el aparcamiento se pueden ver decenas de furgonetas de estilo de los 60 y muchos hippies por alrededor.
Me tiro en la playa gran parte del día hasta que vuelvo al hostel y me encuentro con mis compañeros de habitación que iban a preparar la cena (a las 5:30 de la tarde) y me apunto. Después de cenar empieza otra vez la fiesta en el hostal donde es imposible no salir, ya que en cada habitación o área común hay gente bebiendo y con ganas de salir. Hoy vamos a salir al “Chekkey Monkeys” que es el sitio más famoso de aquí y donde todo el mundo baila encima de las sillas y de las mesas…. Bueno la gente es más bien joven pero la gente de mi habitación es más o menos de mi edad así que no importa mucho. Pero sin duda este es un sitio para venir cuando tienes unos 20 años y quedarte por lo menos 2 semanas. Y si necesita dinero puedes trabajar en cualquier lado y pagan bastante bien, así que no hay escusa para no venir aquí jeje.




Día 36: Viernes 26 noviembre (Byron Bay – Surfers Paradise - Brisbane):

Todavía tengo la mañana para disfrutar de la playa y como he tenido que hacer el Check in a las 10 me echo un poco a dormir…. Pero con ciudad que el sol quema muchísimo y ya me he tenido que comprar crema para el sol. También me he tenido que comprar una toalla dado que no me traje una toalla para la playa y voy a estar como 4 meses en zona tropical…
Este es uno de los problemas de los viajes largos ya que en nueva Zelanda necesite hasta guantes y toda la ropa que tenia y aquí voy todo el día con mis únicas chanclas y mi único bañador… supongo que me comprare algo ya en indonesia.
A las 2 tengo el bus que me llevará a Brisbane vía Surfers paradise. En 1 hora llegamos a Surfers paradise y me quedo muy sorprendido ya que esto es como Miami Beach con súper chalets con los barcos en la puerta, rascacielos de apartamentos y cochazos por las calles… vamos nada que ver con Byron bay, y es que aquí es donde viene la gente riza de Australia de vacaciones y a Byron van los estudiantes y hippies. Solo tengo 30 min para ver la ciudad que es el tiempo que para el bus pero tampoco es que me atraiga mucho, aunque las playas son súper buenas.
Continúo el viaje y llego a Brisbane a las 3 y para mi sorpresa ha cambiado la hora y tenemos una hora menos ya que hemos entrado en el estado de Queensland, ahora estamos a 9 horas de diferencia con España. Y es un poco raro porque atardece a las 7 de la tarde pero amanece hasta de las 5 de la madrugada…. Creo que están un poco equivocados con el horario.
Una vez me instalo, me voy al área financiera de la ciudad donde he quedado con un holandés que conocí en la Milford Track y nos tomamos unas cervezas junto al rio y un sitio súper chulo. Pero hoy no toca salir que estoy reventado de toda la semana y sobre las 9 me vuelvo al hostal a ver una peliculita y dormir.
Bus: 3 h



Día 37: Sábado 27 noviembre (Brisbane):

Hoy también me tengo que levantar temprano ya que cambio de hostal aunque me quedo en la misma ciudad. Esto me pasó porque reservé hace tiempo 2 días en uno y al final me quedo 3 días y el otro ya estaba lleno. Pero no me molesta cambiar porque en el que estaba era caro y cutre. Lo único que me tengo que recorrer toda la ciudad para llegar al otro con la mochila al hombro quemadito de la playa… Cuando llego la calidad mejora y eso se agradece, además tienen un bar – disco – restaurante en la planta baja con precios muy buenos para los huéspedes.
Como llego temprano, no puedo hacer el Check in hasta la 1 y me voy a dar una vuelta con una idea en la cabeza: tengo que reservar ya el curso de buceo y crucero por Whitsundays. Y pensareis, ¿Qué es esto?, bueno mi idea es hacer el curso de submarinismo que te acredita para bucear en cualquier parte del mundo hasta 10 metros profundidad y hacerlo mientras hago un crucero en un yate de lujo por la  gran barrera de coral australiana (la más grande del mundo con más de 2000 km de largo), con paradas en islas vírgenes (Whitsundays y otras). Me paso por un par de agencias y me preparan el presupuesto, que como era de esperar no es muy barato pero es que esto es una pasada… finalmente elijo una opción que es la siguiente: el primer día que llego a Airlie Beach empiezo el curso de submarinismo, que tiene clases prácticas y los dos primeros días de entrenamiento en piscina. Y el segundo día por la tarde sale el crucero de lujo en un yate de 30 metros de eslora y 8 de ancho, y que tiene capacidad para 32 pasajeros y 8 tripulantes. En este barco recorreré cientos de islas paradisiacas y bucearemos en la barrera de coral durante 3 días para terminar el curso de buceo… buahhh que ganas tengo. El precio final de este capricho tropical es 450 euros pero toda la gente con la que hablo me lo recomienda y además es una de las cosas que tenía pensado hacer… solo quedan 5 días…
Por lo demás paso el día muy tranquilo sin moverme del hostal, con una larga siesta y una cena en el bar de hostal. Película para terminar y a dormir.




Día 38: Domingo 28 noviembre (Brisbane):

Después de dormir casi 12 horas, algo que por cierto necesitaba, me voy a conocer la ciudad. Lo primero que impresiona es el puente de hierro que cruza el rio sobre el que se formó la ciudad. Las dimensiones no son como el de Sídney pero está bastante chulo. Lo cruzo para poder ver la ciudad desde lo alto y vale la pena ya que se tienen unas vistas estupendas de todos los rascacielos que componen el distrito financiero de esta ciudad que aproximadamente tiene medio millón de habitantes. Por cierto, esta es la capital del estado de Queensland y la más grande de toda la golden coast.
Más tarde me dirijo a bordear todo la orilla del rio con las magnificas vistas del puente con los rascacielos de fondo y me pierdo por los grandes parques que rodean la ciudad. Pero lo que más me gusta de este paseo es el encuentro casual con una gran iguana en las orillas del rio. En general es una visita muy agradable y aunque el día está nublado se disfruta bastante de aire libre. Como viene siendo habitual la temperatura ronda los 27 grados y no baja mucho por la noche.
Por la tarde noche vuelvo al hostal para una siestecita y después toca buscar un McDonald para ponerme al día de  internet. Más tarde, cuando vuelvo al hostel me encuentro que los domingos tienen sesión electrónica de DJ´s y música en directo así que bajo para ver el ambiente y socializarme un poco.
Visita ciudad: 5 horas andando







Día 39: Lunes 29 noviembre (Brisbane – Hervey Bay):

Hoy me toca levantarme muy temprano porque el bus sale a las 7:30 y el hostal está un poco lejos de la estación. Por eso, y sin que sirva de precedente me dirijo a coger el trasporte público de Brisbane con el consiguiente clavo que ello conlleva. Por dos estación de tren que se tarda 7 min me han clavado como 3,5 eur, pero no quiero probar el taxi… normalmente voy siempre andando que es más sano jeje. Bueno el viaje con el mismo paisaje de siempre todo verde con infinitos bosques subtropicales y como viene siendo normal, tiempo inestable aunque caluroso. Es normal que cada día llueva un poco y después salga el sol pero eso no impide disfrutar de la buena temperatura.
Cuando llego a Hervey Bay el bus te deja en mitad de ninguna parte y por eso todo los hostales tienen furgonetas que te están esperando y que van a la estación cada vez que llega un bus (que no son mucho unos 3 al día para cada sentido). La furgoneta nos lleva al hostal que está a 50 m de la playa y tiene una piscina muy chula, Además está lleno de jardines con palmeras y un bar en medio con música todo el día, y las cenas son a 3 dólares, esto sí que es insólito, aunque sea un plato de pasta.
En cuanto que me acoplo en la habitación, me cambio y me voy a la playa en la que estoy súper a gusto porque no hay casi nadie y es enorme ya que se ve toda la bahía que serán unos 10 km de playa continua. Al fondo también se ve Fraser Island que es otra de las actividades típicas de esta área, en la que te puedes tirar unos 3 días recorriéndola en jeep por las playas ya que no tiene carreteras. Pero esto no lo voy a hacer que ya tengo muchas cosas por hacer y estoy gastando mucha pasta.
Después de relajarme en la playa y la piscina pido la cena y como era de esperar es un plato de pasta, pero con bastantes cositas. Cuando estoy terminando de cenar aparecen unos animalillos de los arboles que también quieren cenar, son una especie de mezcla entre rata, gato y no sé qué, y no tienen miedo ya que podemos hasta tocarlos y se llama Posum. 
Después de las típicas charlas de hostal… de dónde vienes… a dónde vas… cuanto tiempo llevas… (Creo que me voy a grabar un CD y lo voy a poner cada vez que conozca a alguien), me voy a la cama y sorprendentemente estoy solo en una habitación de 4… parece que voy a dormir sin ruido por un día….
… 2:00 de la madrugada llegan 3 personas más a la habitación y se cumple lo inevitable…. tuve tranquilidad 3 horas, esta es la vida del mochilero.
Bus: 5h 30 min







Día 40: Martes 30 noviembre (Hervey Bay):

Como finalmente no he dormido demasiado decido irme a la playa a echarme un rato. Aunque está nublado se está de lujo y me quedo  dormido un par de horas. Después tocan largos paseos por la playa recogiendo trozos de coral que trae la marea (este es el primer coral que veo pero tendré para hartarme en el crucero que voy a hacer).
Otro ratito más en la playa y hoy sí que me merezco una siesta, en la que puedo dormir más de horas ya que el cuarto esta vacio. En general el mejor momento para dormir en los hostales es desde las 12 de la mañana hasta las 5 de la tarde, ya que suelen estar vacios.
Hoy también erigiré la cena del hostal decido que voy a publicar ya que tengo bastante tiempo y no mucho que hacer, así que compro las 24 horas de internet y ya que estamos puedo ir mirando cosillas de la siguiente parte del viaje (ASIA).
Ya por la noche conozco un poco más a los chicos de mi habitación y charlamos durante un largo rato de nuestros viajes y experiencias. Por cierto son de Barcelona (la primera vez en 1 mes que hablo Español en Australia) y ellos están hoy muy contentos porque el Barcelona ha ganado al Madrid por 5 a 0.







No hay comentarios:

Publicar un comentario