martes, 31 de mayo de 2011

Diario de Viaje del 19 al 29 mayo

En estos 11 dias he tenido unos cambios brutales al pasar del frio de la montaña al calor infernal de la India, pero tambien ya me estoy empapando de la increible cultura india y en parte gracias a Renee una amiga que conoci en Camboya y que me ha alojado en su casa. Ya tengo muchas historias curiosas sobre los indios y como funciona este pais tan curioso y lo que me queda porque acabo de llegar a Varanasi, la ciudad sagrada del Ganges, todo un espectaculo. Espero que disfruteis con estas historias y las fotos en el nuevo enlace de India 

Día 210: Jueves 19 Mayo (Lukla - Katmandú)
Por fin hoy me levanto sobre las 6 de la madrugada y después de estar toda la noche lloviendo, amanece despejado (más o menos) pero lo suficiente para que abra el aeropuerto. Así que me voy a desayunar pero antes de que empiece aparece mi Sherpa y me dice que nos tenemos que ir casi corriendo para el aeropuerto ya que saldré en el segundo vuelo del día que es a las 7:30. Lo bueno de estar en un sitio como Lukla es que las distancias no son muy largas y no te tienes que gastar el dinero en taxi (teniendo en cuenta que no hay carreteras…). Así que en 10 minutos andando estamos en la “terminal” de salidas donde pago las tasas correspondientes de 1,7 eur y después del rustico control de seguridad me pongo a esperar.
Esperando me tomo mi último té con leche de las montañas y me pongo a ver como aterriza el avión en el que me tengo que montar. Entonces empieza la locura, ya que tienen tanta prisa porque embarquemos que nos ponen a correr hacia el avión y lo descargan y cargan en 2 min para que podamos entrar… en esos momentos entran 3 aviones en el aeropuerto que es el máximo que da este aeropuerto y hay un pequeño caos, pero es que como ayer estuvo cerrado hoy tienen que hacer mas viajes de lo normal.
Ya en el avión, el despegue es acojonante porque sabes que la pista es súper pequeña, pero menos que el aterrizaje. Y una vez en el aire empiezo a disfrutar de las vistas ya que el avión roza las montañas y aunque sigue nublado puedes ver grandes valles. Pero al final ya casi llegando empiezan las turbulencias que en un mini avión de 14 plazas acojonan bastante… pero en 45 min llegamos a Katmandú, donde me está esperando el dueño de la agencia para llevarme en taxi al hotel.
El hotel de hoy está bastante bien por 3 eur ya que tiene internet y nada más llegar descargo y me voy directo para la embajada de India donde tengo que terminar los tramites. Así que después de esperar mi numero entrego la documentación que me queda (papel del primer día con foto), pago mis 35 eur y a esperar hasta por la tarde para que me pongan la visa en el pasaporte.
Ya con un calor importante en comparación a las montañas vuelvo al hotel donde me quedo descansando, después de una merecida ducha y conectándome un poco al mundo con internet.
A eso de las 5 de tarde me voy para la embajada para recoger el visado y sin ningún inconveniente lo recojo y me vuelvo para comer algo y volver para no hacer nada en el hotel… ahora toca descansar.



Día 211: Viernes 20 Mayo (Katmandú)
Hoy por primera vez en mucho tiempo no me pongo el despertador ya que no tengo nada que hacer, esta sensación ya desconocida se agradece y bueno si que tengo que hacer algo y es actualizar el blog y eso implica escribir mucho.
Así que cuando me levanto me voy a uno de los sitios más chulos del centro de Katmandú para desayunar (porque hay veces que me lo merezco) y como tiene wifi me pongo con internet a subir fotos y ver noticias, tomándome un desayuno continental. Después de un largo rato me vuelvo al hotel donde continuo con mi larga tarea de documentar todo lo que estoy viviendo y compartirlo con vosotros y así paso el día tranquilo con una siesta y una película.

Día 212: Sábado 21 Mayo (Katmandú – Calcuta (India))
Hoy tengo el vuelo que me llevará a la India pero como es por la tarde, también tengo la mañana para descansar y vaguear un poco, bueno y darme mi última vuelta por la ciudad.
Después de comer en un sitio, un plato de pasta carbonara (algo no muy habitual) cojo un taxi (3,5 eur) al aeropuerto y a pasar lo tramites de fronteras y seguridad, que en este aeropuerto serán 3 controles. Es más el último control de seguridad es en la puerta del avión, algo que no nunca he visto.
La compañía con la que vuelo es Air India y es la única que vuela directo a Calcuta desde Katmandú así que los precios no son precisamente baratos y me cuesta 100 eur por unos 700 km en línea recta y unos 1200 km por carretera. La diferencia del transporte por tierra es brutal ya que en avión tardaré 1 h y por tierra 12h en bus hasta la frontera + 10 h hasta el tren ya en india + otras 16 h en tren, vamos 2 días viajando (que no es que me haya vuelto un señorito pero hay veces que no hay elección).
Bueno el avión empieza bien con la comida incluida, pero cuando llevamos 30 min miro por la ventanilla y veo una masa increíblemente negra de nubes y vamos hacia ella. Así en 5 min nos hemos metido de lleno en una súper tormenta donde puedo ver los rayos por la ventanilla y el avión empieza a dar unos meneos que flipas… mira que yo no me mareo en el avión, ni me da miedo, pero sin duda esta es la peor tormenta que he vivido en un avión y la comida que acabo de comer empieza a rebotarse en el estomago y empiezo a estar mareado y es que las turbulencias son brutales y miro por la ventanilla y parece que se ha hecho de noche, de lo negro que están las nubes… después de 20 minutos ya por fin nos aproximamos al aeropuerto y aterrizamos no con mucha suavidad precisamente.
Ya hemos llegado al aeropuerto de Calcuta (Kolkata) que es súper cutre y antiguo… me esperaba algo más evolucionado para una ciudad de 20 millones de habitantes y es que el aeropuerto de Málaga de los años 80 era mejor que este. Después de recuperarme del mareo que tengo en cima paso la frontera y ya estoy en India, mi último país en Asia. Cuando recojo la maleta quiero cambiar algunas rupias nepalís que tengo pero me dicen que no las cambian, así que me tengo que ir a un cajero automático que hay fuera donde está la jungla de taxis y gente intentando llevarte. Cuando consigo el dinero y con un previo asesoramiento de internet acuerdo un precio con uno de los taxistas por 4 eur por unos 20 km que hay hasta la ciudad. Bueno en india siempre en bueno acordarlo con anterioridad o comprarlo en los taxis de pre pago porque sino te pueden dar un buen timo.
Lo primero que me sorprende nada más llegar son precisamente los taxis ya que son de estilo años 50 como podréis ver en las fotos y ya empiezo a ver que todo en India es rustico incluso en las ciudades. Además el camino a la ciudad es súper caótico y aquí conducen peor que Nepal (que ya es decir…) bueno conté unos 10 ocasiones que estaba casi seguro que cocábamos pero finalmente y no sé cómo se terminan esquivando. Por supuesto aquí vuelve a estar omnipresente el uso de la bocina para todo y que lo hace todo mucho más estresante. Pero bueno llegamos a salvo al hotel que me había recomendado Renee que es la mujer que conocí en Camboya y que vive cerca de Calcuta (a 150 km en Shantiniketan). Además ella viene mañana a la ciudad porque tiene que hacer algunas cosas así que nos encontraremos en el hotel. Bueno el hotel, como todo por aquí es muy antiguo, pero tiene su encanto al tener un estilo colonial británico y las habitaciones son enormes (7,5 eur la noche). Además tiene servicio de habitaciones con un tío sentado en el pasillo por si quieres algo y otro que se encarga del ascensor… muy old school. Pero lo más curioso viene cuando pongo la televisión y pasando canales me encuentro con que están poniendo el partido del Málaga con el Barcelona y conectan en directo con la rosaleda… que sensación… me quedo flipado y aunque no soy muy futbolero, me pido una cerveza en el bar, un poco de comida y me subo a ver el partido… que alegría poder ver un trocito de Málaga!!
Cuando termina y aunque ha perdido me quedo viendo el Madrid que también lo echan en directo y a continuación una película en Ingles en otro canal… bueno se nota que hacía 2 meses que no veía la tele… (desde Vietnam).





Día 213: Domingo 22 Mayo (Calcuta (Victoria Memorial))
Me levanto y me voy a desayunar al restaurante del hotel y además a esperar a que llegue mi amiga Renee. Bueno una pequeña introducción de quien es esta mujer y para que entendáis mejor estos días, os diré que es una de las personas más interesantes que he conocido en mi vida y que en solo 2 días en Camboya me cambio la forma de pensar y me abrió ciertas partes de mi mente en temas que nunca había pensado. Ella tiene una mezcla de India – Francia – China – España algo que explica muchas cosas y aunque vivió casi toda su vida en España decidió que tenía que desarrollar su parte más espiritual y artística por lo que vino a India donde lleva viviendo 5 años en un pequeño pueblo llamado Shantiniketan donde trabaja en su obra escultórica y colabora con la universidad. Con todo esto podréis imaginar que es una persona de la que puedo aprender muchas cosas sobre la cultura India, el yoga, y el arte, campos en los que estoy más bien perdido.
Bueno volviendo al viaje, una vez me reencuentro con Renee empezamos a hablar y como es habitual no paramos en 2 h, hasta que decidimos empezar a ver la ciudad y nada más salir ya me encuentro con algo que cocha para una gran ciudad y es que en Calcuta todavía se mantienen las fuentes – baños públicos al aire libre donde la gente más humilde toma sus baños en mitad de la calle. Aunque esta ciudad tiene metro, cierra los domingos y solo abre 3 horas por la tarde (serán que los conductores están de resaca por las mañanas jeje), así que nos vamos andando por esas calles atestadas de puestos, gentes, suciedad, tráfico y niños andrajosos pidiéndote una rupia (1 eur : 65 rupias). Pero sin duda lo peor es el color infernal que hace y la humedad del 100% que hace que estos 38-40 grados parezcan una sauna donde pierdo líquido a un ritmo alarmante. En cuanto me pongo a andar me pongo a sudar de una manera increíble y tengo que beber muchísima agua… además en 1 semana he pasado de estar en el campo base del Everest a -10 grados por la noche a los 40 de esta ciudad y aunque estoy en forma, me encuentro sin fuerza y todo el día cansado. Pero bueno seguimos la visita a la ciudad y vamos andando hasta uno de sus emblemas que es, el Victoria Memorial que es un edificio imponente de estilo clásico y que te cambia la perspectiva de la ciudad con sus formas, su elegancia, y te deja realmente impresionado. Además está rodeado de unas grandes zonas verdes que te des estresa y te da otra imagen de esta bulliciosa ciudad.
Para entrar hay que pagar una entrada de 1,5 eur y lo primero que atraviesas es unos jardines con un estanque que está lleno de indios descansando a la sobra de los árboles y donde nos quedamos un rato descansando. Me sorprende que prácticamente no hay turistas extranjeros y está lleno de turistas indios y hay tanto que casi agobia ver este maravilloso monumento, pero vale la pena y dentro puedo ver algunas exposiciones de la madre teresa de Calcuta y otras obras de muchos artistas.
Después nos volvemos andando por la ciudad y como hace mucho que no como en un McDonald me como un menú y nos volvemos al hotel ya que estoy reventado del calor y necesito una ducha urgente. Por la tarde – noche solo tengo fuerzas para quedarme viendo la tele, comer algo en la habitación, por cierto un pollo “masala” increíblemente bueno (me flipa la comida india) y a dormir que mañana hay tiempo para seguir visitando la ciudad.







Día 214: Lunes 23 Mayo (Calcuta (templo de Kali))
Después de un buen desayuno hoy nos decidimos a ir al templo de la diosa Kali y como el metro está abierto nos montamos en el metro más antiguo de india y aunque es viejo no está mal, además hace más fresquito que en la calle. Pero como estamos en india aquí hay reglas especiales que en occidente parecerían increíbles como por ejemplo que al final de cada metro existe un vagón exclusivo de mujeres para que cuando valla lleno estén apretadas pero sin rozarse con los hombres… además en el resto de vagones también hay muchos asientos reservados para mujeres y los hombres de pie como machotes jeje.
Bueno en 5 paradas estamos en nuestro destino y el billete nos ha costado unos 6 – 7 céntimos de euro!!!  (4 rupias). Cuando salimos atravesamos unas callejuelas y llegamos al templo de Kali que es el nombre de una diosa Hindú – budista (por favor perdonadme si me equivoco con ciertas cosas porque la cultura de este país es un mundo y a veces puedo recordar mal las cosas). Lo imponente de este templo no son sus dimensiones, ni su grandiosidad sino que es un templo vivo, es decir, en el se respira un ambiente increíble y una devoción muy difícil de ver en la cultura occidental, además tenemos la suerte que Renee conoce a un hombre religioso que siempre está en el templo y nos va a hacer un visita guiada y vamos a participar en los ritos. Así que después de dejar los zapatos en su tiendecita nos ponemos a andar por el templo, que por cierto, el suelo está lleno de mierda y resto de las ofrendas en las que se incluye restos de los corderos que cada día sacrifican (después se lo comen y dan de comer a gente pobre). Pero lo importante es que me explican cómo funcionan todos los ritos y que significan las cosas, algo que si  vas por tu cuenta es imposible y ofrecemos flores, recitan mantras (como oraciones) y vemos a la diosa entre un gentío impresionante, toda una experiencia (no hay fotos porque están estrictamente prohibidas). Después de un recorrido por todos los rincones llegamos a un estanque donde hay una estatua y donde los devotos se bañan para purificarse (bueno será en el alma porque el agua tiene una mierda que flipas). Para terminar nos ponen un cordón rojo y amarillo en la muñeca recitando un mantra y dicen que nos traerá buena suerte y además nos recordará al momento en el que estuvimos aquí.
Así que salimos del templo con el típico punto rojo en la frente que no me durará mucho porque estoy sudando como un pollo en el asador y continuamos el camino para hacer unas compras.
Ya al medio día nos vamos a comer a la zona más céntrica de la ciudad donde hay algunos restaurantes occidentales pero también con comida india y con un apreciado aire acondicionado comemos y pasamos una larga sobremesa refugiados del calor asfixiante. Después y como lujo no muy habitual entramos en un sitio especializado en dulces y muy pijo y me como un browne de chocolate buenísimo.
Por hoy poco más que volver al hotel y descansar y después de una cena temprana nos vamos a la cama porque mañana vamos a coger el primer tren que va hacia Shantiniketan que es a las 6 de la mañana.










Día 215: Martes 24 Mayo (Calcuta - Shantiniketan)
A las 4:45 me levanto para preparar la maleta y a las 5 estamos en marcha, paramos un taxi y 1,5 eur nos lleva a la estación principal de trenes que esta a las afueras. Allí compramos el billete (que es fácil porque es un trayecto corto sino empiezan los problemas) y nos vamos a nuestro vagón de “lujo” porque tiene aire acondicionado que nos cuesta 3,5 eur por unos 150 km (1 eur sin aire acondicionado). El interior de los vagones es como poco de los años 50, pero al menos se está fresquito y en 2,5 h llegamos a nuestro destino.
 Pero desde donde te deja el tren hay que coger una bici taxi que por 1 eur nos llevara hasta la casa de Renee. Ella vive en una casita apartada de la carretera y en la que se respira mucha tranquilidad todo rodeado de jardines, palmeras y con el único ruido de los pájaros. La verdad es que necesitaba algo así después del bullicio de Calcuta.
Aunque llegamos temprano hace ya un calor que quita las ganas de dar una vuelta y además tenemos que esperar un estudiante amigo de Renee que se llama Toton y que me va a prestar una bici para los días que este por aquí. Así que nos preparamos una pasta para comer en casa algo que es poco habitual, es decir, que hace mucho que no me siento como en casa, pero aquí estoy muy a gusto y es muy diferente a estar en un hotel.
Después de comer me hecho una merecida siesta ya que hoy nos levantamos muy temprano y ya cuando el calor a pasado y esta atardeciendo nos vamos los 3 a dar una vuelta por los alrededores y es genial poder pasear en bici por los senderes, muchos sin asfaltar, y ver la parte más humilde y rustica de la india.
Para cenar nos vamos a un restaurante con mucho encanto en el que curiosamente preparan tortilla de patatas  y aunque muy diferente a la nuestra, está bastante buena.  Pero como postre vendrá lo mejor ya que paramos en un sitio donde hacen dulces y se me ocurre coger 2 de cada para probar… que decir, vamos sin duda los mejores dulces que he probado en el viaje… que buenos!! Y además me quedan para los siguientes días.






Día 216: Miércoles 25 Mayo (Shantiniketan)
Bueno antes de continuar hay hablar un poco de la importancia de este pueblo y es que hoy en día en un sitio de peregrinación de muchos indios en honor a Tagore que en principio fue un hijo de un terrateniente de esta zona y que gano un premio nobel de literatura, pero que al contrario de otros, invirtió el dinero ganado desarrollar un proyecto personal en la zona. Este proyecto fue crear una universidad con una filosofía y unos valores súper innovadores para la época y con el objetivo de desarrollar esta zona de su país. Este hombre fue un visionario y fue capaz de llevar a cabo este magno proyecto y ceder sus tierras para este propósito. Por esto y por su labor dentro de la universidad fue alabado y hoy en día es toda una institución en el país. Como datos curiosos en esta universidad se tiene muy en cuenta la conexión con la naturaleza, teniendo clases al aire libre y además todos los alumnos tienen que tener alguna conexión con el arte de algún tipo. Es por esto por lo que es diferente a las demás y por lo que en cierto modo mi amiga Renee también se siente más a gusto aquí, que otra gran universidad.
Por todo esto hoy tenemos que visitar un poco la universidad y sus alrededores y veo que los terrenos que ocupa son inmensos y aunque en muchas partes está bastante deteriorada, conserva su esencia de los años 20 y un estilo muy característico de aquí.
Pero continuando nuestro camino pasamos por pueblos tribales que aun hoy siguen conservando su idiosincrasia y son muy auténticos. Las casas están hechas de los materiales que da la tierra (excepto algunas que han cambiado ya por el tejado de metal) y utilizan barro piedras y hojas de palmera  para su construcción. Además se pueden ver todos los animales alrededor de las casas, como bacas (como sabréis sagradas en india), cabras (hay muchísimas), cerdos, y por supuesto montones de perros sarnosos. Pero la verdad es que da gusto ver estas gentes en su vida cotidiano, lavando la ropa en los estanques, o cultivando las tierras o simplemente pasando el rato en los pueblos… que ambiente más diferente con respecto a la ciudad.
A la hora de comer nos vamos a un restaurante de la zona para comer la comida más típica de aquí que se compone de un montón de arroz en el medio y un montón de platitos con distintas cosas para mezclar, donde hay salado, dulce, picante, etc y es genial, esta buenísimo y aunque es muy pesado en el estomago por las especias tan fuertes que utilizan por aquí, me encanta.
Después de comer nos vamos directamente a la casa para descansar, echar una siesta y ya por la noche volvemos a salir a dar una vuelta y comer un poco mas de gastronomía local, como son los “momos” que es otra cosa que también me gusta, bueno en general la comida india me está flipando.
De vuelta en casa y como en la ciudad todo cierra sobre las 9 de la noche nos subimos a la azotea de la casa donde se está súper fresquito y pasamos el rato, dentro de este ambiente de tranquilidad, hablando por largo rato en conversaciones muy interesantes y es que como os dije tengo mucho que aprender de esta amiga.













Día 217: Jueves 26 Mayo (Shantiniketan)
Ayer me dí cuenta hablando con Toton que mi billete de tren que creía confirmado, para ir a Varanasi es simplemente una reserva en lista de espera. Es decir, que el tren estaba lleno pero aun pagando te ponen en lista de espera por si la gente  cancela los tickets. Después si a la hora del tren no tienes asiente la reserva se cancela automáticamente y te devuelven el dinero… puff que sorpresa… y hablando con Toton me dice que aquí la gente reserva los trenes de largo recorrido (vamos los que tienen camas y sobre todo con aire acondicionado) con meses de antelación, sobre todo para el verano ya que la gente está de vacaciones.
Bueno ante esta perspectiva este chico se ofrece a sacarme un billete de emergencia que salen a la venta con 2 días de antelación y hay un vagón reservado para este propósito en cada tren. El problema es que esto se puede sacar a las 8:30 de la mañana pero se abre la web en las oficinas a la vez para toda india por lo que hay que estar el primero porque sino probablemente se acaben súper rápido. Así que este admirable chaval se fue anoche a las 2 de la madrugada a pasar la noche en la puerta para sacarme el billete de tren, algo por lo que le estoy muy agradecido y por lo que nos vamos a ir a comer un buen festín al mejor restaurante de la ciudad.
La verdad es genial poder estar con gente local como Toton que además habla español porque estuvo el año pasado en España con una beca y trabaja normalmente con un profesor español de la universidad. Al estar con él y con Renee que lleva viviendo 5 años aquí estoy aprendiendo mucho sobre la vida de la gente en India y de su cultura y gastronomía, algo que me encanta.
Para continuar con mis degustaciones por la noche nos vamos a los puestos típicos y nos comemos unas bolas con un liquido… bueno difícil de explicar pero riquísimo de comer y como todo en este pueblo súper barato.  






Día 218: Viernes 27 Mayo (Shantiniketan)
Hoy lo primero que tenemos que hacer es sacarme un billete local a Barddhaman que es desde donde tengo que coger el tren hacia Varanasi y es que ese tren no pasa por aquí. Entonces nos vamos a la oficina de los billetes  y después de rellenar un papelito típico donde hay que poner nombre, tren, hora, etc todo muy burocrático, pedimos el billete y solo quedan sin aire, pero como es 1 h me da igual y lo compro (60 cent de eur). Después ya tenemos tiempo para ir a ver por dentro la universidad y más concretamente la zona donde esta bellas artes que es la zona donde trabaja Renee. Allí además de ver los edificios, alguno de los cuales están pintados por artistas de renombre en India, podemos ver las exposiciones de varios de los alumnos ya que ahora ya no hay clases y es la exposición final de 1 año de trabajo. Así que recorremos varias exposiciones con las explicaciones pertinentes de los alumnos y me quedo impresionado de lo que pueden hacer con unos medios tan limitados como ahí aquí. Además en esta universidad también se incluyen lo que en España sería la formación profesional.
Después de pasar toda la mañana en la universidad nos volvemos a casa para refugiarnos del calor y comernos una maravillosa ensaladilla que hacía mucho que no comía y como es habitual un buena siesta en las horas de más calor.
Bueno se me había olvidado pero sin duda una de las mejores cosas de estar con Renee es el increíble té que prepara. Es un estilo “masala” pero que ella hace con especias de muy buena calidad y bastante concentrado y que es el mejor que he tomado en mi vida. Es más le he pedido la receta (que consta de muchos ingredientes para intentar hacerlo a la vuelta a España).
A por la tarde y como tengo ganas de pelarme ya que no me pelo desde Vietnam, hace ya 2 meses, me voy a un barbero de la ciudad, al que casi sin decirle nada me pela súper corto y con tijeras, algo que tiene su merito y me recorta la barba, afeita, me da un pequeño masaje y me hecha unos potingues que sé muy bien que son y después de casi 40 min el precio es ridículo… 70 cent de eur.
Por hoy poco más, ya preparándome para salir mañana, pero con calma ya que me voy por la tarde.





Día 219: Sábado 28 Mayo (Shantiniketan – Barddhaman - Varanasi)
Hoy como es el último día nos vamos a ver las antiguas dependencias de Tagore, que hoy están convertidas en un pequeño museo y después de dar una vuelta nos vamos a desayunar la comida típica de los indios y que precisamente prepara la madre de Toton. Esta comida consiste en unos garbanzos con una salsa súper buena y unos bollitos de pan riquísimos. Así que me pongo hasta arriba y después ya nos volvemos a la casa para que prepare la maleta y estar un rato de tranquilidad.
Ya después de comer Renee me enseña de nuevo su obra y me explica todo lo que ha significado para ella y ya sobre las 5 nos vamos para la estación para esperar el tren. Hay que tener en cuenta que los trenes en India suelen venir con retraso, por lo que si tienes conexiones como yo es bueno cubrirse las espaldas y cogerlas con tiempo.
Finalmente el tren llega con 20 min de retraso y después de una emotiva despedida y gran agradecimiento por mi tarde tanto Renee como a Toton me monto en este cutre tren y haciéndome un hueco entre los indios me pongo en la ventanilla, que no tiene cristal para que entre el aire y solo tiene unos hierros para que no te puedas salir. La verdad es vas un poco como en ganado pero como son las 18:30 de la tarde, al menos no hace calor.
A la llegada a Barddhaman me bajo en medio de una masa de gente y me dispongo a esperar 1,5 h en medio de una típica estación india: llenísima de gente, sucia, con mendigos, niños pidiéndote, perros durmiendo, gente vendiendo comida y té, ect. Encuentro un hueco y me siento y allí bajo la mirada de todos los indios extrañados por ese extranjero (yo) y preguntándose qué hago allí, me quedo 1 h con el culo cuadrado de estar sentado en el suelo, ya que apenas hay bancos.
Ya cuando se acerca la hora me voy a preguntar donde vendrá mi tren ya que casi no hay ningún sitio donde lo diga y me quedo esperando el rato final, donde conozco a un indio muy simpático con el que me quedo hablando hasta que llega el tren.
El tren que voy a coger tarda unas 12 h en llegar a Varanasi y en segunda clase con aire acondicionado y literas cuesta 16 eur… súper barato. La verdad es que cuando entro al vagón me sorprende que las literas no sean muy viejas y que al menos las sabanas que te dan están empaquetadas y previamente limpias (todo un lujo por estos lares). Cuando me monto son las 21:30 y la mayoría de la gente está durmiendo, así que me tumbo y me hecho a dormir y por primera vez desde Nepal me hecho una sabana por encima porque hace hasta fresquito.








Día 220: Domingo 29 Mayo (Varanasi)
Me levanto sobre las 7 de la mañana porque mis compañeros del “compartimento” se bajan en otra estación pero como yo no llego hasta casi las 10 de la mañana me quedo otra vez medio durmiendo y disfrutando de lo mejor del tren, que son los paisajes que vas pasando.
Así que se me pasan volando estas 3 horas y cuando llego vuelvo al bullicio de las ciudades y a “pelearme” con los taxistas para que me den un buen precio. Finalmente la estación está a unos 5 km del centro y me cobran 70 cent por un tuk tuk que me lleva un hotel barato según lo que hemos acordado. El hotel está muy cerca de las orillas del Ganges y me cuesta 6,5 eur con una especia de ventilador refrigerado por agua que hace que la habitación este algo más fresquita. Y es que hoy en esta ciudad estamos a 44 grados… vamos que esto es como Sevilla en verano, pero lo único bueno es que la humedad ha cambiado muchísimo y esto es mucho más seco con lo que se suda mucho menos. Las habitaciones con aire acondicionado cuestan más o menos el doble pero con el invento de este ventilador indio más o menos se soporta el calor.
Lo primero es hablar un poco de esta ciudad, Varanasi (Benares)  que es la ciudad sagrada del Ganges (“Ganga” en Indio). Y es que esta ciudad está enclavada en las orillas de este rio, sagrada para la cultura india y en que se realizan montones de rituales en sus orillas. Además las gentes se bañan para su purificación, queman a sus muertos en los crematorios de las orillas e incluso algunas castas son lanzadas al rio sin quemar. También las bacas muertas son lanzadas al rio ya que son sagradas. Bueno el rio sirve para todo, para lavar la ropa, bañarse, desagüe, navegar, quemar muertos, beber agua (para los indios que son casi inmortales… una raza superior que puede beber agua hiper contaminada y no les pasa nada). Bueno ya podréis ver las fotos de los siguientes días donde se ven todas estas cosas.
Pero por ahora yo llego y me subo a la azotea del hotel donde me dispongo a comerme un buen desayuno y como ya se ha metido el medio día me quedo descansando en la habitación que se está algo más fresquito. Pero como en la recepción me han ofrecido un tour por los templos pues tengo que irme a las 3 de la tarde con mucho calor a dar vueltas por la ciudad. En este tour nos vamos a la zona de la universidad donde visito el “Shiva temple”, después el “Monkey temple” y después un templo de color rojo muy intenso y en cada uno de ellos puedo observar los típicos ritos y gracias a ciertas explicaciones de Renee entiendo un poco más de toda esta cultura. Después me llevan a una pequeña fábrica donde fabrican montones de cosas con seda y otros materiales como kashemir y me vuelvo al hotel exausto por el calor. Pero como se acerca el atardecer me voy a las orillas del rio donde todo se revoluciona. Y es que los ritos y la vida del rio se centra en dos franjas horarias, de 5 a 8 de la mañana y de 6 a 9 de la tarde -  noche. Así que ir a esas horas cuando además el calor ya es mucho menor y ver como el rio cobra vida es genial.
Andar por los “ghats” que son las distintas zonas o puertas hacia la ciudad es una experiencia única. Hay tantas cosas que te sorprendes y te llaman la atención que te quedas alucinando, además el paisaje es espectacular con las incipientes luces de la ciudad y los distintos fuegos de los crematorios en las orillas, así como las ofrendas florales que se hacen con velas y que hacen de pequeñas valsas en el rio con luces… es algo mágico y cuando conozco a un indio que me enseña cómo se hace esta ofrenda que consiste en una vela con flores, compro una a uno de los muchos niños que las venden y me nos vamos a la orilla para hacer la ofrenda. En esta ofrenda se recitan unos versos como rezando y se coge agua del rio y te la hechas por la cabeza y ellos beben un poco (yo eso paso que tiene de mierda que flipas) y después enciendes la vela y pones este pequeño barquito que navega por el rio con esta pequeña luz y que contribuye, según dicen a la salud y bienestar de tus familiares por los que has rezado en la oración anterior. La verdad es que es algo muy bonito y que me ha gustado mucho hacer (precio vela 20 cent – experiencia vivida no tiene precio).
Después y sobre las 7 empiezan las “pujas” que son unos ritos religiosos con música, fuego, campanas y donde se cantan y recitan las escrituras sagradas del budismo. Así que junto con este indio tan simpático que me está explicando todo me quedo viendo esta ceremonia y como me ha caído tan bien y los precios en india son tan baratos decido invitarle a comer para que me siga contando y así me lleva a un restaurante local con muy buena comida. Así llegamos a un sitio donde ponen un pollo al curry que quita el sentido y el hombrecillo está súper agradecido ya que me dice que en su casa solo comen pollo como 1 vez al mes. E incluso cuando va por la mitad le dice a los camareros que le guarden el resto y le pregunto y me dice que es para que sus hermanas lo puedan probar… estas cosas te dejan impresionado…. Y es que estamos en un restaurante que para ellos es de lujo pero que comiendo hasta reventar con bebidas para 2 personas me gasto 6 eur. Pero claro el indio me dice que su sueldo de principiante después de salir de la universidad en una fábrica de telares es de unos 25 eur al mes!!! Y que ira subiendo hasta unos 50 eur en los siguientes años… flípalo.
Pero bueno después de esta buena cena y de despedirme de este indio me vuelvo ahora si a dormir ya que mañana también he contratado con el hotel dos paseos en barca por el Ganges y el primero es al amanecer y me tengo que levantar a las 4:40.












No hay comentarios:

Publicar un comentario