jueves, 17 de marzo de 2011

Diario de viaje del 6 de Marzo al 16 de Marzo

En estos 11 días he pasado del calor asfixiante del sur de Laos a un frio increíble en Halong Bay, pasando por medio por las rudimentarias carreteras del norte de Laos dándome la paliza de bus más increíble de mi vida. Bueno como siempre buenas historias y experiencias divididas entre Laos y Vietnam.
Fotos en las carpetas de Laos y Vietnam

Día 136: Domingo 6 Marzo (Don Det (4000 islands Mekong) – Pakse (5h) – Vientian):

Aunque hoy  no tengo que madrugar, tengo uno de los viajes más largos de los últimos tiempos ya que saldré de Don Det a las 11 de la mañana y llegare a Vientian (capital de Laos) a las 6 de la madrugada del día siguiente.
Así que después de un buen desayuno con el chico francés con el que he estado estos dos días cogemos la barquilla que bajo un sol de justicia nos lleva a la otra orilla del Mekong en unos 15 min ya que en esta zona el Mekong puede tener hasta 5 km de ancho.
Después toca esperar en un chambado hasta que viene la furgoneta que al menos tiene aire acondicionado y que nos llevara en unas 3 h hasta Pakse. Aquí tenemos que hacer tiempo (unas 5 h) hasta que salga el autobús nocturno, por eso decido irme a dar una vuelta. Pero hoy es uno de los días más calurosos de las últimas semanas (+ de 35 grados) y en esta ciudad no hay nada que ver, así que me meto a comer algo y lo que me dan es una sopa de fideos con ternera (vomitiva y eso que he comido rata) y me dejo casi la mitad y decido alimentarme a base de fantas y coca colas que al menos me refrescan y me dan azúcar.
Además en este pueblo ya puedo sacar dinero porque hay muchos bancos. Pero a las 16:30 ya no tengo nada que hacer y me vuelvo a la estación que está a 2 km del pueblo para esperar hasta las 8 de la  tarde. Lo más característico de este bus, es que es un bus nocturno pero con camas y mi cama es doble con lo que tengo que compartirla con alguien… a ver quién me toca jeje.
Paso el rato en esta “estación” escuchando música y viendo fotos hasta que llega la hora de meterme en el bus donde finalmente tengo que compartir la cama doble del bus con un japonés que al menos es pequeñito. Sorprendentemente la cama es confortable y en el bus caben 8 literas con camas dobles con lo que pueden viajar 32 personas. Además quitan las luces y tienen cortinas con lo que en cuanto que sale el bus puedes dormir bastante bien. Y de las 10 h de viaje por lo menos duermo 8.
Barco + furgoneta + bus: 20 min + 3 h + 10 h








Día 137: Lunes 7 Marzo (Vientian):

Llego a la ciudad a las 6:30 de la mañana y como es habitual el bus te deja en una estación a tomar por … entonces tienes que coger un “taxi” múltiple que sale por 1 eur hasta la zona de los hostales. En ese trayecto conozco a un grupo en el que hay un español con el me tiro hablando todo el camino y es que en el sudeste asiático es casi imposible estar solo, ya que todo el rato conectas con gente con tus mismos intereses y con los que tienes empatía. Así que me voy a buscar alojamiento con ellos y aunque esta ciudad es la más cara desde Bangkok, consigo una habitación muy buena con aire acondicionado (que ya era hora), por 10 eur. Y es que de vez en cuando se necesita un poco de aire ya que en esta zona se está acercando la época de más calor que es en abril y cada día hace más calor.
Así que después de tener la habitación cojo toda mi ropa y la mando a la lavandería que tiene más mierda… vamos que me habla por la noches jeje, y me hecho a dormir ya que he dormido pero no he descansado mucho.
Después de dormir desde las 9 hasta las 2 de la tarde estoy preparado para comer algo y visitar esta ciudad donde solo voy a estar 1 día y medio, lo cual es más que suficiente ya que no tiene mucho que ver. Empiezo mi visita en el rio Mekong, tan inmenso como siempre y después de ver la casa presidencial me voy a ver una especie de arco del triunfo que no está mal. Para terminar en un gran palacio, pagoda, templo que ya vienen siendo un poco cansinos después de todos los que he visto en el último mes. Pero lo que más me sorprende de esta ciudad es que esta muy civilizada y todas las calles, el trafico, coches, restaurantes y aceras parecen de una ciudad civilizada. Me tendría que remontar casi a Kuala Lumpur para recordar una ciudad más civilizada en contraste con el resto del país que está por arar, aquí la gente va con coches buenos (muchos todoterrenos) y hay muchas casas y edificios modernos. Además no hay apenas puestos de comida en la calle lo que le quita el aspecto de cutreza a la cuidad.
Pero vamos que en 2,5 h me he ventilado la ciudad y me vuelvo para tomarme un cafelito en un sitio pijo y es que de vez en cuando un buen café se agradece y a continuación me meto en mi habitación ultrafría (la he puesto a 16 grados) para taparme con la manta y recordar esa sensación de fresco. Y hoy es un día idóneo para ver una peli y dormir mucho que mañana me cambio de nuevo de sitio al que parece un sitio de fiesta… que también necesito salir un poco que no he salido de fiesta en más de un mes.






Día 138: Martes 8 Marzo (Vientian – Vang Vieng):

Después de haber dormido estupendamente con el aire acondicionado a tope hoy me levanto tarde porque me recogen a la 1 de la tarde. Me recoge una furgoneta súper cutre que será el preludio de chungo bus que voy  a viajar. 
Entre estas dos ciudades hay unos 160 km pero a partir de ahora nos metemos en montaña y aunque el camino es bonito se vuelve súper lento. Además el bus en el que vamos (VIP) no tiene aire acondicionado y los asientos son para hobbits y como los europeos somos gigantes por esta zona pues te jodes. Bueno al menos el tiempo está cambiando al entrar en la montaña y ha bajado bastante la temperatura y harán unos 27 grados (casi 10 grados menos que el otro día) y el viaje es barato unos 3,5 eur aunque después de innumerables paradas, llevar las ventanillas y la puerta abierta y tragar polvo, llegamos en apenas 4,5 h haciendo una media de unos 35 km/h.
En cuanto me bajo ya hay locales que me ofrecen alojamiento y elijo uno porque no tengo ganas de ponerme a buscar uno más barato. Y una habitación súper grande me sale por 6 eur (y es para dos). En cuanto me acoplo, decido dar una vuelta para ver el pueblo ya que esto es más bien pequeño y me sorprende la cantidad de turistas que hay por aquí. Y es que esto está lleno de hotelitos, restaurantes, puestos de cervezas y bocadillos y muchos niñatillos de 20 años desfasados. Sorprende un poco porque estamos en mitad de Laos y no en Tailandia pero bueno al menos hay ambiente y te puedes tomar una cerveza barata, bueno la única cerveza que hay aquí, que es la Beer Lao y que cuesta 80 cent el medio litro. Además los bocadillos están a 1 eur y son bastante grandes por lo que puedes cambiar del arroz por un día.
Finalmente no me entretengo mucho y  me voy a dormir porque mañana me quiero alquilar una moto y ver muchas cosas.
Bus: 4,5 h



Día 139: Miércoles 9 Marzo (Vang Vieng):

Hoy me levanto y me cambio de habitación a otra más barata que está en frente (4 eur) y después de desayunar en un sitio muy chulo, me alquilo una moto por 3 eur y la novedad de hoy es que tiene marchas y es la primera vez que uso una así.
Una vez familiarizado con la moto me pongo a dar vueltas por estas tierras para explorar el lado menos turístico y más autentico y como es normal encuentro sitios sin turistas y en los que puedes disfrutar de estas montañas y tierras de cultivo (arrozales que ahora están un poco secos) y del rio que pasa por aquí que es otro afluente del Mekong. En unos de estos caminos me encuentro con uno de los rústicos puentes que cruzan el rio y que dan la sensación que se van a caer y se nota que hay un puente colgante hecho de hierro y bambú para la temporada de lluvias (mucho más alto y no veas cómo acojona) y otro bajito y más nuevo ya que creo que lo tienen que hacer todos los años (por que cuando sube el rio se lo lleva).
Estos mismos puentes te los encuentras en mitad de la ciudad de Vang Vieng y como veréis en las fotos la ingeniería que tienen no tiene desperdicio, vamos un máster en seguridad. Lo más curioso es que hay otro puente a 1 km que es un poquito mejor (también de madera) pero que aguanta el peso de coches (a duras penas) pero que cuesta 1 eur usarlo, así que como tenía que cruzar cruzo con la moto por el de peatones… no os podéis imaginar cómo se meneaba el puente. Pero bueno ya en el otro lado del rio me voy a ver una laguna y una cueva que me han comentado y que está a unos 7 km por carriles de tierra. Así que me pongo a reventar la moto por estos caminos de cabras (no soy el único ya que es el único camino que existe) hasta que llego a la laguna en la que menuda decepción, ya que estamos en época seca y hay medio metro de agua y está más bien turbia. Se pueden ver las marcas 2 m por encima de la marca actual y entonces te puedes imaginar que esa época tiene que estar chulo. Bueno pero al  menos conozco a una pareja de irlandeses que son muy simpáticos y con los que me tiro hablando un bien rato.
Después aprovecho para ir a una cueva cercana donde un niño de unos 13 años se ofrece a guiarme y a darme una linterna ya que es bastante larga y totalmente oscura en el interior. Y después de subir una montaña 15 min, nos metemos en la cueva (a veces por huecos súper pequeños donde te tienes que arrastrar) y la recorremos durante 20 min hasta que ya me doy por satisfecho y volvemos a salir. Por la vueltecita le doy 1 eur al niño que se queda súper contento.
Y a continuación sigo explorando carreteras pedregosas por estas espectaculares montañas hasta que me canso y sobre las 4 de la tarde me vuelvo al pueblo para comer algo.
Ya por la tarde quedo de nuevo con los irlandeses que conocí para cenar algo y tomar una cerveza y nos tiramos hablando unas cuantas horas de nuestros viajes y experiencias, haciendo la noche muy amena. Cuando se van a dormir yo me quedo un poco más para ver la vida nocturna de este pueblo que está lleno de europeos y termino en el único bar que está abierto a las 12 de la noche (súper tarde ya que en Laos por ley no sirven alcohol más de las 11:30) y me tomo la ultima.











Día 140: Jueves 10 Marzo (Vang Vieng  - Luang Prabang):

Después de un magnifico desayuno  a lo americano, hoy me recogen para ir a mi siguiente destino que está a unos 220 km, pero que aunque  parezca cerca está muy lejos. Y esto es así porque en el camino tienes que atravesar grandes montañas con unas carreteras solo aptas para buenos estómagos.
Al menos hoy el bus parece más bueno y tiene aire (por lo menos las 2 primeras horas), además tengo una grata sorpresa al encontrarme con el francés con el que estuve en 4000 islands al principio de Laos. Así en principio todo marcha bien, con las típicas paradas a recoger más gente, más mercancía, parada para comer algo, hasta que empiezan los grandes puertos de montaña que hacen que subamos híper lento y que el bus quite el aire acondicionado porque no tira, con lo que empieza el calor… Bueno las vistas son súper espectaculares ya que subimos a más de 1300 m de altitud y las montañas de alrededor son de unos 1700 (de lo más alto que he visto en los últimos meses), además la vegetación va cambiando con la altura y se pueden ver mucho pueblecitos y como viven por allí.
Pero lo peor estaba por llegar y cuando llevábamos unas 4 h de viaje… puuuubbbbbbbbb… una rueda explota y menos mal que íbamos a 10 km/h. Bueno estamos un poco tirados en mitad de una carretera de montaña en Laos, pero no pasa nada, aquí son muy apañados y te cambian la rueda del bus en un rato (al parecer es bastante habitual), así que allí nos ves a todos los europeos flipando, viendo como entre 2 cambian la rueda y unos cuantos autóctonos súper contentos porque había un montos de gente en su mini pueblo (vamos este ha sido el acontecimiento del año). Entre unas cosas  y otras nos retrasamos 1 h y después todavía tenemos que parar a comer, etc… vamos el camino cada vez se hace más largo, aunque disfrutando del paisaje y finalmente tardamos la friolera de 8,5 h en hacer 220 km (precio 10 eur), vamos unos 25 km/h igualando las míticas 16 h de Timor oriental… bueno eso va a ser nada en comparación al camino hacia Hanói… (serán 26 h).
Como siempre llegamos a la estación, cogemos un tuk tuk y a un hotel que por aquí son bastante lujosos (no es coña) aunque un poco más caros (6 eur), y hoy me quedo en una habitación que parece de un hotel de 3 estrellas por lo menos.
Después de descansar un rato y una duchita me voy para el centro de la ciudad donde todas las noches hay un mercado con ropa y comida muy barata. Allí me vuelvo a encontrar con la gente del bus (el francés, un israelí y un suizo) y tomamos plato enorme de comida por 1 eur. Pero este mercado termina sobre las 10:30 así hoy no volvemos muy tarde y además estamos un poco cansados del viaje… bueno y probablemente mañana por la tarde empiece el viaje de la muerte a Hanói… no quiero ni pensarlo.
Bus: 8,5h







Día 141: Viernes 11 Marzo (Luang Prabang – Hanói (empieza a las 18:00)):

Hoy me levanto con el pensamiento de sacar el billete para ir a Hanói ya que el bus sale por la tarde a las 6 tengo el día entero para ver la ciudad que no tiene tanto que ver.
Así que después de estar un largo rato en internet gratuito del hotel me voy a dar una vuelta, comprar el billete que me cuesta 35 eur (el billete más caro que recuerdo) y me empiezo a mentalizar que me voy a tirar 25 h en un bus para hacer unos 600 km haciendo una media de 25 km/h. Con este viaje voy a batir el record de horas de bus que ostentaba el Dubobnik – Lubliana (600km en 18 h) y supero el mayor viaje por tierra que tenia de Estocolmo – Narvik (21 h de tren 1400 km). Aun queda lejos del mayor viaje de mi vida con escalas que fue el de inicio de viaje en el que me tire unas 40 h en total pero no se pueden comparara las comodidades que se tienen en el avión con respecto el bus y más en este tipo de bus y carreteras. Vamos que va a ser la mayor paliza de mi vida casi por seguro.
Pero bueno todavía tengo tiempo de darme una vuelta por la ciudad y ver por última vez el rio Mekong que he ido siguiendo durante las últimas dos semanas. Y me doy cuenta que ya estamos en el curso más alto ya que no es tan enorme como antes y ahora corre entre montañas. Pero lo más interesante de esta ciudad es el mercado nocturno que vi ayer y el poder salir a las afueras en las montañas, lo cual no tengo tiempo ya que quiero llegar a Vietnam porque mi vida expira el 29 de marzo y no tengo mucho tiempo.
Bueno ya solo me queda esperar en el hotel a las 17 cuando me recogen para ir a la estación y mientras tanto puedo estar en internet otro rato leyendo un poco de noticias.
Ya llega el momento y me voy para la estación donde curiosamente me encuentro otra vez con el francés que he estado viajando toda esta semana en Laos y resulta que va a coger el mismo bus que yo. Bueno al menos tenemos una grata sorpresa y el bus es más bueno de lo esperado y es un bus con un asiento un poco peculiar ya que no es una cama pero tampoco es un asiento normal, bueno podéis ver las fotos para haceros una idea.
Empieza el viaje y las primeras 3 h pasan volando ya que con la previa mentalización y un sueño de 2 h llega la hora de cenar en un pequeño pueblo de las montañas donde ya se nota el un fresco importante. Después nos tiramos otras 5 h viajando de noche y durmiendo con lo que se pasa también rápido. Pero paramos en otro pueblo donde el bus se termina llenado y viene un compañero al asiento de al lado con lo que ya no puedo estar tan cómodo como antes. De todas formas como es por la noche me quedo dormido otras 5 h hasta que llegamos a la frontera de Vietnam. Como siempre tenemos que esperar un rato para que nos sellen (esta vez sin pagar) y pasar al otro lado de la frontera donde tendremos que esperar casi 1 h con una temperatura que ha bajado muchísimo ya que está lloviendo y estamos en las montañas y estaremos a unos 12 grados.







Día 142: Sábado 12 Marzo (Lubuang Prabang – Hanói (termina a las 23:00)):

Continuando con la paliza, y tras pasar la frontera empieza la parte más dura del viaje ya que se empieza a hacer muy pesado. Estamos otras 5 h hasta las 12 del medio día donde pararemos a comer y esta será la última parada de verdad en la que podremos comer. A partir de aquí supuestamente tendríamos que llegar a Hanói en 6 o 7 h pero la cosa empieza a alargarse y como estoy despierto y con el culo cuadrado de tantas horas, empiezas a estar bastante harto. Sobre todo cuando dan las 7 de la tarde (25 h de viaje) y estamos en un atasco infernal a unos 80 km de Hanói. Además el bus va parando para dejar a algunos locales, nos encontramos con un accidente y van pasando las horas, sin comer, sin parar hasta que tras un infernal final llegamos a una estación de Hanói a las 23:30 de la noche (casi 30 h) y además tenemos que coger otro mini bus para llegar a la ciudad y buscar alojamiento. Con lo que hasta las 00:30 no encuentro un hotel que por cierto es bastante caro y cutre en comparación a Laos.
Y después tengo que comer algo ya que solo comí un pequeño plato de arroz a las 12 de la mañana y después de dar unas cuantas vueltas, ya que la ciudad está muerta a estas horas (no hay casi ningún sitio abierto), encuentro un sitio de pizzas y dulces donde como hasta reventar.
Ahora si que puedo dormir en mi cutre habitación.  

Bus: 30 h



Día 143: Domingo 13 Marzo (Hanói)

Me levanto con un olor a humedad increíble que tiene la habitación y decido cambiar y darme un lujo en una habitación en condiciones. Bueno en este país el cambio de moneda esta súper devaluado ya que 1 eur es 28800 en moneda de Vietnam. Por lo que cuando vas al cajero y quieres sacar unos 150 eur tienes que sacar 4 millones… que flipante soy millonario. Pero al contrario de otros países aquí si tienen billetes grandes y no tengo que llevar un fajo de billetes. Es increíble aquí hay billetes desde 1000 (3 cent) hasta medio millón (18 eur).
Bueno me voy a dar una vuelta y encuentro una habitación increíble y súper tranquila por 11 eur (es caro para el sudeste asiático pero no está mal para los precios de Hanói) y tengo internet y desayuno incluido. A continuación decido dar una vuelta por la ciudad y la temperatura está muy bien con unos 22 grados. Ahora esta ciudad es súper caótica y bulliciosa, el trafico siempre es increíble ya que hay miles de motos que se cruzan por todos lados, todos los coches y motos tocando la bocina todo el tiempo, cientos de puestos en las aceras y montones de motos aparcadas, con lo que tienes que ir andando por las pequeñas calles atestadas de motos. Vamos que necesitas casi un seguro de vida para pasear por la ciudad. Y el tema de cruzar la calle es un mundo aparte, seguro que aquí hay una asignatura en el colegio que se llama cruzar la calle, porque sino todos estarían muertos. Bueno la manera más fácil para cruzar es empezar a cruzar de una manera lenta pero constante y sin hacer movimientos bruscos y ellos te van esquivando para no chocar… bueno al principio da un acojone… pero después te vas acostumbrando ya que aunque la circulación parece un caos tiene un cierto orden y es casi imposible ver alguien que  coche con otro ya que tienen unos reflejos y unas habilidades para esquivar superiores al resto del mundo jeje.
Bueno el pasear es curioso porque además vas viendo todo lo que los vietnamitas pueden trasportar en una moto… te quedas flipando transportan cerdos, cientos de gallinas o incluso lapidas…Pero además voy a visitar el lago principal que está en el centro de la ciudad y un pequeño museo de la historia de Vietnam. Otra de las cosas que me sorprenden es que tienen sitios donde venden dulces (como en Europa) y helados, y esto es muy poco habitual en los otros países que he visitado.
Después de varias horas andando me vuelvo a mi maravillosa habitación para ver un poco la tele internacional (terremoto de Japón) y a descansar de verdad.  








Día 144: Lunes 14 Marzo (Hanói)

Hoy cambio la ruta hacia otra parte más alejada del centro y en la que puedo ver un monumento de Lenin custodiado por militares Vietnamitas y es que este país es súper comunista y orgulloso con miles de banderas con la oz y el martillo. También un monumento a Ho Chi Mhin y la universidad más antigua del país donde se formaban la elite de la sociedad feudal. Ando bastante y cuando llevas unas cuantas horas en la calle te empiezas a volver loco por el ruido incesante de las bocinas, la asfixiante contaminación y el transito constante de gente. Así que me vuelvo de nuevo al hotel, después de cómo es habitual comer la comida de los puestos de la calle (en cada sitio que voy es diferente, barata e interesante).
Para terminar el día reservo mi siguiente destino en una agencia y finalmente elijo la opción de pasar 2 noches y 3 días en Halong Bay con múltiples actividades como kayak o entrar en cuevas y hacer senderismo. Los precios de estos viajes cambian en función del tipo de barco y alojamiento que cojas y los más baratos de dos noches salen por 35 eur, pero yo elegi una opción por 50 eur con un barco de categoría superior.










Día 145: Martes 15 Marzo (Hanói – Halong Bay)

Llega el esperado día de ir a Halong Bay, famoso sitio en el mundo entero por sus miles de islotes puntiagudos en mitad del mar, pero ya el día amanece bastante mal, casi lloviendo y con una bajada considerable de las temperaturas a unos 15 grados.
Pero aun así nos recogen (serán cabrones) y nos llevan en un pequeño bus durante 4,5 h hasta el puerto donde tienen que salir los barcos. Y resulta que hoy no salen los barcos por el mal tiempo (vamos que no podían haber llamado antes al puerto… serán cabrones) y nos dicen que tenemos la opción de volver después de comer a Hanói (otras 4 h) o quedarnos por si mañana salen los barcos… finalmente decido quedarme ya que en todo este rato conozco a la gente del bus y hay dos argentinos y dos inglesas que me caen muy bien y hablamos para al menos hacer algo por la tarde en la ciudad de Halong (una mierda de ciudad) pero al menos tenemos unas pequeñas vistas de la bahía.
Bueno después de comer (que no estaba demasiado mal) nos damos una vuelta por la ciudad y después de pasar frio durante 2 h nos volvemos para echarnos una siesta (que es lo mejor que se puede hacer hasta la cena en esta ciudad).
A las 18:30 es la cena donde nos volvemos a juntar todos los del grupo y ya decidimos comprar unas cervezas y hacer una pequeña fiesta en mi habitación, así que al menos, ya que estamos todos jodidos, nos divertimos un rato jugando a típicos juegos de cartas y pasamos una noche bastante buena con la música de mi ordenador y con una guitarra que nos dejan en el hotel.

Bus: 4,5 h





Día 146: Miércoles 16 Marzo (Halong Bay – Hanói )

Nos levantamos temprano para desayunar y supuestamente coger el barco pero después de 1 h esperando resulta que hoy por la mañana tampoco salen los barcos. Además la temperatura cae empicada y hoy hace un frio que pela (unos 10 grados con mucha humedad), llueve, viento y es que en 1 semana he pasado de los 38 grados a los 10 y me tengo que poner toda la ropa que he guardado durante 4 meses, como el forro polar, el goretex, los guantes, etc.
Bueno como nos dicen que tenemos que esperar nos volvemos a la habitación para dormir otro rato ya que ayer nos acostamos tarde y sobre las 11 nos avisan que el barco para ver la bahía va a salir en 1 h así que nos vamos a comer y después aun con mal tiempo nos vamos al puerto para coger le barco en el que hace un frio increíble. Finalmente las vistas y la experiencia distan mucho de lo esperado por el mal tiempo pero se puede intuir la grandeza de este lugar donde quizás en el futuro pueda hacer otra visita. Además paramos en una isla para visitar una cueva muy espectacular por su altura de sus cavidades.
Pasamos el resto del tiempo dentro del barco y viendo estos espectaculares paisajes empañados por las nubes y la lluvia hasta que llegamos al puerto y de ahí directos al bus que en 4 h nos llevara de vuelta a Hanói. Finalmente paso 2 días en vez de tres pero es que prefiero volverme antes ya que para no hacer nada más aquí, es mejor estar en Hanói.
Como me vuelvo con los argentinos nos vamos todos a un hostel donde esta uno de ellos y que es bastante barato y está muy ambientado. Además es la primera vez que estoy en un hostel en más de 1,5 meses y de vez en cuando se agradece tener este ambiente. 

Barco: 4h
Bus: 4h











No hay comentarios:

Publicar un comentario