domingo, 21 de noviembre de 2010

Diario de viaje del 11 de Noviembre al 21 de Noviembre


Aquí tenéis mi salida de NZ y mis primeras experiencias en Australia, la verdad es que hay cosas bastante interesantes y ya he conocido a los animalitos típicos de aquí. Además ya he visto esas playas surferas tan famosas.


Día 22: Jueves 11 noviembre (Te Anau - Christchurch):

A mi pesar me levanto temprano (a las 6), ya que ayer me acosté a las 2 y cojo el bus que me llevará de vuelta a Christchurch en tan solo 11 horas para unos 650 km. Pero es que es desde donde tengo el avión a Melbourne el día siguiente. La verdad es que me paso la mayor parte del tiempo durmiendo aunque todos sabemos que no descansando, pero me da tiempo a ver de pasada ciudades como Dunedin, Palmerston y otras ya que el bus para 20 min cada hora y media. Cuando llego a Christchurch solo me queda descansar así que cambio mi habitación para hacerla semiprivada, es decir, la cambio de 12 a 4 camas por solo 6 dólares (4 eur) y además tengo suerte y no hay nadie. Ya espero con impaciencia el cambio de país y llegar a una ciudad grande y de la que todo el mundo me ha hablado muy bien, Melbourne.


Día  23: Viernes 12 noviembre (Christchurch – Melbourne):

Hoy el día que mejor he dormido desde que empecé el viaje ya que he estado solo en la habitación y además me acosté a las 11 y me he levantado a las 10. Después he tenido tiempo para ver los resúmenes de los partidos de futbol (algo muy poco usual por aquí) y ya directo a coger el avión que sale a las 15:45 y tardará 3 horas hasta Melbourne. La compañía que cojo hoy se llama Pacific Blue y también es una low cost. El billete me ha costado unos 100 eur y no está mal porque son unos 3000 km. Al menos en el aeropuerto he podido conectarme gratis por 30 min y he podido mirar un poquito el facebook a ver que me contáis.
Por fin llego a Melbourne y el cambio de temperatura es evidente, estamos a 31 grados, aunque aquí cambia dicen que en el mismo día pueden tener las 4 estaciones, algo de lo que daré cuenta más tarde. Llego al hostal y es de estos en los que casi te obligan a salir de fiesta porque llegas y en la recepción te dan una cerveza gratis para el bar, en el salón hay como 20 personas bebiendo (da igual la hora) y en la habitación la gente se está preparando para salir. En estos casos es mejor dejarse llevar por la corriente y en 5 min ya conoces a medio hostal. El único problema es que el alcohol es carísimo, vamos que tiene los mismos precios que en NZ pero con dólares australianos que son un 20% más caros. Así un chupito con coca cola (que es una copa de aquí) te cuesta como 6 eur y una pinta otros 6 eur. Y en el súper la cosa no mejora mucho porque la lata de cerveza más barata cuesta unos 2 eur. Pero bueno hay que socializarse y vale la pena ya que hoy una de las personas que conozco vive en una casa en St Kilda que es un barrio costero a unos 7 km de la ciudad y nos invitan para una fiesta para el sábado.
Por lo demás, como es habitual la fiesta no termina muy tarde y nos vamos prontito a dormir.
Avión: 4 h



Día 24: Sábado 13 noviembre (Melbourne):

Hoy, después de haber estado lloviendo toda la noche, la temperatura ha bajado a 20 grados y se tira todo el día lloviendo, pero tengo que ver la ciudad así que me voy  a dar una vuelta y para mi sorpresa hay una especie de cabalgata de navidad ¡estamos a 13 de noviembre! (y nos quejamos de España que empezamos pronto). Aquí tenemos a todos los niños de la ciudad saludando a papa Noel en manga corta… con bailes y me encuentro hasta con una agrupación que dicen que bailan flamenco (por lo menos iban vestidos y tenían unas guitarras). Pero te entra una reflexión en la mente: ¿Qué coño hacen unos vestidos de flamencos en una cabalgata de navidad a 13 de noviembre en Melbourne?... misterios de la vida…
Por lo demás, al menos veo una gran ciudad con vida en las calles y con muchas posibilidades de salir a tomar algo, pasear, hacer deporte y en general me gusta. Sobre todo tienen bastante arquitectura moderna integrada con los espacios verdes de la ciudad y está todo bastante cuidado y bonito. Se nota que aquí está el dinero de Australia por esos edificios de apartamentos de lujo y todos esos rascacielos copados de empresas.
Ya por la tarde toca ir a St Kilda con la gente del hostal a la casa de no sé muy bien quién. Después de coger un tranvía “gratuito” (por lo menos para nosotros), y andar un poco llegamos a la casa donde viven 39 personas…. Esto para los que flipaban cuando yo vivía con 10. Si, existe esas casas que llaman Mad House (casa de locos) en las que tienen unas 10 habitaciones súper grandes y viven unas 4 personas por habitación. En cierto modo no esta tan mal, ya que en el hostel vives con 10 personas en la habitación y la gente va continuamente cambiando y pagas unos 150 dólares a la semana y en estas casas vives con 4, que siempre son los mismos y pagas 100 dólares. Ahora prepárate para tener fiestas todos los días. Bueno en general la fiesta estuvo bien y la gente súper de buen rollo con los típicos juegos alcohólicos. Y estuvimos en la casa desde las 3 de la tarde hasta la 12 de la noche así que da tiempo para hacer amistades… yo no me podía ir muy tarde porque el ultimo tranvía era a las 1:30 así que volví al hostel… pero fue una buena fiesta.





Día 25: Domingo 14 noviembre (Melbourne):

El tiempo para hoy también es inestable y está bastante nublado pero es el último día para ver la ciudad y me empiezo dando la vuelta por el rio que divide en dos a la ciudad y la verdad es que vale la pena andar por esta zona, por la que se llega a la torre más alta de Melbourne, de Australia y de todo el hemisferio sur. Esta torre mide 300 m y tiene el mirador en la planta 88 a unos 280 m de altura (más que la Sky Tower de Auckland que tiene el mirador a 220 m). Subir cuesta unos 14 eur pero es imprescindible subir ya que las vistas son impresionantes y puedes ver tanto el Sky line de la ciudad, como la parte del puerto y las playas de la costa (a unos 6 km del centro). Después de bajar de la torre me dirijo a pasear por los grandes parques que tienen alrededor de la ciudad para llegar finalmente al monumento en conmemoración de la guerra (1 y 2 guerra mundial). Hay que tener en cuenta que en este país no han tenido más guerras en su historia por lo que se agarran a lo poco que tienen para hacer historia y tienen muchos monumentos en honor a los caídos en las dos guerras y banderitas por todos lados.
Ya por hoy me doy por satisfecho y me voy para el hostel para estar tranquilo, pero antes me paso por el único internet gratis que conozco, el McDonald, y no es para menos ya que aquí vale 3,5 eur la hora de internet y unos 7,5 las 24 horas.





Día 26: Lunes 15 noviembre (Melbourne - Camberra):

Hoy me tengo que levantar muy temprano para coger el bus que me llevará a Camberra. Prácticamente me tiraré todo el día en el bus y cuando llego la sensación que me da es parecida a lo que me habían contado de esta ciudad, y es que no tiene nada que hacer…
Por lo menos el hostel es de los mejores que he estado y es que los YHA (la red de albergues juveniles) son más caros pero se nota mucho la calidad. Este en concreto estoy en una habitación de 10 pero que es enorme y tiene una súper terraza. Además en cada planta tiene un salón con tele, billar y una terraza en la última planta para hacer barbacoas y en la que se puede ver toda la ciudad. Pero lo mejor está en el sótano… tiene una sauna, un spa y una piscina, que se convertirán en lo mejor de Camberra, ya que me tiraré allí gran parte de mi estancia en la ciudad.
Por lo tanto después de estar 3 horitas en la sauna y piscina toca dormir y creo que va a ser uno de los días que mejor duerma del viaje.
Bus: 9h 30 min





Día 27: Martes 16 noviembre (Camberra):

Aunque esta ciudad es muy artificial, tengo ganas de conocer su historia que sin duda es curiosa. Resulta que sobre 1901 Australia se declaró como federación y desde entonces y hasta 1908 estuvieron discutiendo si la capital estaría en Melbourne o Sídney. Como ninguno cedía tomaron una decisión salomónica y decidieron crear una ciudad a mitad de camino entre ambas en la frontera de los dos estados, el de Victoria y el de Nueva Gales del Sur, y así surgió Camberra. Hicieron un concurso entre los arquitectos de la época y crearon una ciudad que en principio tendría 25000 habitantes (en mitad de la nada) y que albergaría todas las administraciones estatales, consulados, etc. Para mí el problema que tiene esta ciudad es que al no ser un emplazamiento natural no te da sensación de que estas en una ciudad con su centro (¿Dónde está el centro de Camberra?). Además esta ciudad está diseñada para el coche y para ir andando hay que hacer casi un máster y por supuesto tener buenas piernas porque todo esta súper lejos. Vamos no viviría aquí por nada, vaya aburrimiento de ciudad. Pero como os conté tengo el súper albergue y después de patear casi 20 km para subir a una colina donde se ve la ciudad (parece como vista en un mapa), me vuelvo a la sauna. Después hice buenas conexiones en la habitación y como era noche de karaoke en bar de abajo nos fuimos a tomar unas cervecitas y a hacer un poco el tonto cantando Bamba la Bamba y la noche fue bastante divertida.
Como nota curiosa para los coches de policía de este País son cojonudos como podéis ver en las fotos están hasta tuneados.
Senderismo: 4 h







Día 28: Miércoles 17 noviembre (Camberra - Sídney):

A las 12 tengo el bus que me llevará a la segunda gran ciudad de este país, Sídney. En 4 horas en esta ciudad en la que nada más llegar, me da la sensación de gran ciudad con las calles más bulliciosas que he visto hasta ahora. Llego al hostal y paso del mejor al peor hostal en los que he estado, (hay alguna foto de la habitación caótica). Pero bueno la ciudad tiene mucho que ver, aunque hoy estoy bastante cansado y me doy un pequeño paseo una cenita saludable del McDonald y a dormir en la cutre habitación en la que parecen que los coches que pasan por la calle te están pasando por encima de lo ruidosa que es.
Por cierto en Australia me estoy moviendo con un pase de bus que compre con Greyhound y que va desde Melbourne hasta Cairns (toda la golden coast) y que me costó aproximadamente unos 280 eur.
Bus: 4 h










Día 29: Jueves 18 noviembre (Sídney):

Después de otra conexión gratis del McDonald me voy a ver la ciudad en busca de los iconos más típicos… ya sabéis el puente la casa de la opera (Opera House). Después de recorrer toda la calle George st que cruza todo el centro financiero de Sídney aparece imponente el gran puente de la bahía. La verdad es que te quedas sin palabras, es enorme e imponente y te preguntas como pidieron construirlo en 1932. El puente entero mide más de 1 km y hasta la parte más alta del arco hay 134 m de altura, a los que se puede llegar escalándolo, pero (como no podía ser menos) pagando una pasta, algo que no entra dentro de mi presupuesto. Igualmente también puedes recorrer el puente por el tablero gratuitamente algo que sin duda hago, ya que las fotos desde el puente hacia la ciudad son magnificas. Por supuesto, en todo momento está omnipresente la opera que con sus líneas curvas estatifican esta ciudad tan vertical.
Más tarde me dirijo a las puertas de la opera, pero sin duda lo más impresionante es andar por la bahía otra media horas, atravesando los jardines botánicos, para llegar al punto en que se ve la opera junto con el puente que es la foto clásica que todos tenemos en la cabeza. El único problema es que el tiempo no me acompaña del todo y no puedo ver el atardecer, pero igualmente quedo encantado tanto de la bahía como de los parques que la rodean. Por otro lado la ciudad bajo mi punto de vista, es la más europea en la que he estado ya que no puede seguir la cuadrícula perfecta que caracteriza las ciudades tipo americanas. Es decir que dentro de lo que cabe hay alguna calle en curva y hasta peatonal (uuuuhh) y además el centro tiene una actividad incesante. En general me ha gustado mucho esta ciudad.







Día 30: Viernes 19 noviembre (Sídney):

Hoy amanece otro día gris y ventoso aunque no frio, pero no entran ganas de ir a pasear así que duermo mucho y me dedico a escribir y pasar las fotos (que también lleva un tiempo). Ya por la tarde después de mi comida basura de la que me estoy empezando a cansar, me dirijo a darme otra vuelta y lo más destacado es cuando me encuentro con unas loros típicos de por aquí y a los que les encanta las galletas. Unos franceses me dan un par de galletas y en ese momento se me suben encimo unos 4 loros súper grandes. Vamos que mucho miedo no tienen estos loros.
Después de volver al hostel me quedo viendo una película en la tele y me viene el cansancio, así que hoy no toca salir y me vuelvo a la cutre habitación.



Día 30: Sábado 20 noviembre (Sídney - Newcastle):

Hoy es el último día que me queda en Sídney ya que estaré aquí hasta las 14:00 que me sale el bus. La ruta de hoy es visitar el antiguo puerto de la ciudad que es muy pequeñito pero con encanto (Darling Harbourt) y la visita resulta muy gratificante y más aún porque el tiempo ha cambiado y hace muy bueno (sol y unos 25 grados). Es perfecto para pasear y disfrutar de otra vista de la ciudad y de sus rascacielos. Además paso por un antiguo puente sobre el puerto que se puede girar para que pasen los barcos más grandes y tengo la suerte de verlo moverse. Otra de las cosas curiosas de esta ciudad es el monorraíl que aunque no es muy útil ya que el recorrido que hace es bastante corto queda muy chulo entre las calles de la ciudad, ahora vale 5 dólares montarse para 10 min y se ve muy bien desde el suelo…
Ya es la hora de cambiar de ciudad y en principio no sé lo que me espera ya que mi siguiente destino es de estos que elegí en el mapa no sé muy bien que hay que hacer allí (será una gratificante sorpresa). Después de 3 horas de bus llego a esta pequeña ciudad costera que curiosamente tiene la segunda mayor universidad de Australia. Y lo primero que me gusta es que todo está muy cerca y se puede ir andando y además el hostel está a 100 m de la playa y es súper chulo. Volvemos a pasar a los hostel 5 estrellas aunque claro este vale 25 eur la noche (es de los más caros que voy a estar ya que la media en Australia es de unos 15 eur). Como estoy frito por ver la playa me cambio y aunque es un poco tarde me voy a bañarme…. Como describir estas playas… son increíbles, el paisaje me recuerda un poco a las playas del país vasco pero claro con buen tiempo. Aquí ya empieza mi verano de verdad, ya estamos a 27 grados y todo el mundo aquí es surfero, estudiante, skater, roller, etc, vamos un ambiente de súper bueno y el baño que me doy me relaja increíblemente. Otra de las cosas que me enamora de este lugar es que estamos enfrente del pacifico y eso significa GRANDES OLAS, puff vamos esto es el paraíso del surf. Además en el hostel te alquilan GRATIS las tablas de surf, long boards y bodyboards, y además te dan hasta neoprenos, aletas balones, etc.
Como hoy es un poco tarde para irme a coger olas decido socializarme en el hostel y me voy a dar una vuelta por el pueblo y resulta que hay un mercado popular donde cenaré con alguna gente del hostal. Después ya tocan unas cervecitas, unas risas y un ratito a algún bar de por aquí. Para sorpresa nuestra hay muchísima gente joven ya que parece que aquí están celebrando las graduaciones ahora… ya que aquí el curso escolar termina ahora que es como junio para ellos y están todos desfasando bastante. Hoy es uno de los pocos días que conocemos a muchos Australianos/as y en el que prácticamente no estoy con extranjeros y es curioso al menos ver parte de cómo es esta gente. Las tías súper arregladas y los tíos típicos surferos rubios… en general pasamos un buen rato pero no nos quedamos muy tarde ya que mañana queremos ir a un ahora de vida salvaje que hay cerca de la ciudad.  







Día 31: Domingo 21 noviembre (Newcastle (visita a Wildlife)):

Nos levantamos y todos los de la habitación decidimos probar a hacer surf con los long boards (que son las tablas súper grandes y más estables). Nos vamos a la playa (1 min andando) y hoy es otro maravilloso día soleado. Por cierto el agua está muy buena, más o menos como el mediterráneo y se puede estar sin neopreno. Nos lo pasamos muy bien ya que hoy las olas no son muy grandes (bueno para los novatos) y conseguimos medio coger alguno que otra ola. Ahora nos cansamos en 2 horas y volvemos al hostal para ducharnos e irnos a ese centro de vida salvaje que está a 20 min del pueblo y que es gratis (algo mucho peor en Sídney costaba unos 35 eur). Después de coger el bus (unos 2,5 eur) llegamos a esta reserva y primero andamos un poco por la selva que lo rodea donde nos encontramos con miles de murciélagos colgados encima nuestra, en principio estaban dormidos pero cuando se dieron cuenta que estábamos allí empezaron a gritar y salir volando… todo un espectáculo, muy impresionante. Después llegamos a la zona donde están todos esos animalillos característicos de Australia como poder ver en las fotos. Y sin duda el que más me gusta es el Koala al que casi podemos tocar, te dan ganas de abrazarlo como si fuera un peluche. También vemos a un montón de pájaros y al wombi que es una especie de… no se … y un primo del canguro y por supuesto al los canguros y los Emús y avestruces. En general me ha encantado esta visita y lo bueno que no es como un zoo sino que están en semi libertar y casi puedes interactuar con ellos y todo gratis…. Me encanta Newcastle: las playas, el surf, los parques, el ambiente, el tiempo, el hostel… qué más puedo pedir… ahora me siento como en vacaciones de mi propio viaje.

Y después de volver de la selva decidimos cambiar a los bodyboards (mi especialidad jeje) y pasó unas dos horas flipando cogiendo súper olas con los locales. Que subido de adrenalina. Duchita y ya por la noche decidimos hacer una barbacoa en la terraza del hostel así que podré recuperar fuerzas después de este intenso día. 











No hay comentarios:

Publicar un comentario